Carlos Álvarez: «El Murcia es un club diferente; todavía sigue vivo porque tiene algo especial»

Carlos Álvarez: «El Murcia es un club diferente; todavía sigue vivo porque tiene algo especial»

El exgrana y ahora jugador del Jumilla mostró una pulsera de 'SOS Real Murcia' tras marcar en la Nueva Condomina: «Fui un afortunado por vestir la camiseta murcianista»

José Otón
JOSÉ OTÓN

Para Carlos Álvarez el partido del próximo sábado no va a ser uno más. Nacido en Oviedo hace 32 años, ha decidido instalarse en Murcia, sin fecha de caducidad. Tenía otras ofertas encima de la mesa, pero decidió firmar por el Jumilla para estar cerca de una ciudad en la que vive y se siente a gusto: «En principio mi intención es quedarme aquí. Estoy con mi pareja, que es murciana, y estoy muy bien. La calidad de vida es espectacular y los murcianos me caen muy bien. Hay mucha vida y la gente te hace sentir cómodo desde el primer día. Es el mejor sitio de España en el que he estado. Lo único malo es el calor que hace en agosto», dice Álvarez, que ha pasado por clubes como el Sporting, Racing de Santander, Fuenlabrada, Burgos y Cádiz, entre otros.

Tanto el Jumilla como el Real Murcia llegan al duelo del domingo muy necesitados. Los dos se han complicado la vida y tienen el descenso cerca. Los granas llegan después de caer en casa ante el UCAM. El Jumilla perdió un punto en Badajoz en el minuto 94. Para el '9' del equipo vinícola el partido del sábado será dramático: «Sí, por supuesto que lo va a ser. Lo que viví en el Real Murcia a mí me llegó mucho, pero soy jugador del Jumilla y tengo claro cuáles son mis intereses y los del club. Saldré a ganar con todo lo que tengo».

Una temporada y media

El 'guaje' militó temporada y media en el equipo grana. En sus primeros seis meses jugó 16 partidos y marcó 5 goles, pero en la siguiente campaña disputó 39 partidos y marcó 10. A pesar del poco tiempo que defendió la camiseta grana, el sentimiento murcianista le llegó muy adentro: «Es un club diferente. Está en Segunda B y la situación es delicada, pero la ciudad, la afición y el club tienen algo especial. Y por eso sigue vivo. Acaba levantando cualquier situación adversa. Cuando llegué al Murcia hace cuatro años me preguntó un periodista que por qué venía al Murcia, que era un club que podía desaparecer. Y ahí sigue. Lleva muchos años en una situación crítica, pero creo que va a salir. Va a ser duro el camino, pero creo que su afición no le va a dejar morir».

«El Real Murcia me caló mucho, pero soy jugador del Jumilla y el sábado saldré a ganar con todo»

En la primera vuelta Carlos Álvarez protagonizó una de las escenas de la temporada. Después de conseguir el gol del empate para el Jumilla, pidió perdón a la grada y mostró una pulsera de la campaña 'SOS Real Murcia', un gesto muy llamativo: «Lo hice porque sí. Es un club que lo está pasando mal. Solo quería devolver a la Nueva Condomina todo lo que me había dado. He sido un afortunado por haber podido vestir la camiseta del Murcia, un club que siempre me ha tratado muy bien. Ojalá que se salve el Jumilla y también el Murcia».

«Los murcianos me caen muy bien y la calidad de vida en la ciudad es espectacular»

Pese a que no consiguió el ascenso a Segunda con el conjunto grana, guarda muy buenos recuerdos de su paso por la Nueva Condomina: «Hubo momentos muy bonitos. En la segunda temporada de Aira, cuando ganamos al UCAM en La Condomina. O en el Carranza, aunque luego acabó muy mal. Todavía sigo pensando que echar a Aira fue una metedura de pata. No se valoró todo su trabajo con un presupuesto muy inferior a todos lo que hubo después. El equipo había estado por encima del nivel que teníamos. Éramos un equipo unido y a partir de ahí se rompió. No sé si hubiéramos subido con Aira, pero podría haber sido diferente».

El pasado domingo, el Jumilla vivió la cara más cruel del fútbol. Se le escapó el empate en la última jugada del partido: «Fue un palo gordo, nos metieron el gol en el último minuto. Una semana antes nos había empatado el Villanovense en el minuto 88. El fútbol no para y te ofrece una revancha en siete días y hay que ir a por ella». De la mano de Leonel Pontes, el equipo vinícola hizo una primera vuelta brillante, e incluso llegó a mirar al 'playoff': «La primera vuelta que hicimos los dos no tiene nada que ver con la segunda. No me esperaba que los dos estuviéramos tan abajo, llevábamos una buena dinámica. Son muchos años en Segunda B y sé que en esta categoría sacar puntos en el tramo final es muy difícil».

«El que pierda el sábado en el derbi quedará tocado, pero vendrán más finales antes del final de la Liga»

Quedan cinco jornadas y el pozo del descenso está a solo dos puntos: «Somos un equipo joven, en la parte final son todo finales, hay más guerra que fútbol. Estamos concienciados de que va a ser duro». El domingo es una final en toda regla: «Pensamos en nosotros, aunque es verdad que el que pierda quedará tocado. Pensamos en hacer una buena semana y ganar. Queda mucho por delante, no se va a acabar todo el próximo sábado, vendrán más finales hasta el final de la Liga».

Viaje de las peñas

La Federación de Peñas del Real Murcia ha organizado un viaje para el duelo del próximo sábado en el Uva Monastrell. La salida será desde la Nueva Condomina, a las 15.30 horas, y la vuelta será después del partido. El precio para los peñistas, con la entrada incluida, será de 15 euros hasta que se llenen los dos primeros autobuses. Para los no peñistas el viaje y la entrada costarán 17 euros. Cabe recordar que el club grana recibió 500 entradas del Jumilla y que en la noche de ayer ya se habían vendido 200 al precio de 10 euros. Hoy seguirá la venta en el estadio grana.

El equipo grana no tiene excusa ante un Jumilla descafeinado

El Jumilla es un equipo aún más castigado que el Real Murcia tras el pasado mercado invernal. Si el equipo grana, respecto al derbi de la primera vuelta entre ambos equipos celebrado el 2 de diciembre, ha perdido a Álex Corredera, Dani Aquino y Jesús Alfaro en su once titular, el Jumilla ya no tiene a Ángel Robles, Stevenson, Randall y Donovan, que aún sigue siendo su máximo goleador con 6 tantos, uno más que el propio Carlos Álvarez.

Más