Fútbol | Segunda B

El derroche de garra que la grada pedía

Momento del partido./Guillermo Carrión / AGM
Momento del partido. / Guillermo Carrión / AGM

El Murcia se aleja en su estreno de la imagen alicaída del año pasado y anima a su afición ante un rival de Primera

José Otón
JOSÉ OTÓN

El Real Murcia se ha estrenado en esta pretemporada con un aprobado más que alto, a pesar de que perdió en el primer partido del verano por un solitario gol. Con nueve murcianos en el once inicial, el equipo grana plantó cara a un Primera División con más rodaje y más potencial, y además dibujó algunas de las líneas maestras del nuevo proyecto: intensidad física, valentía y desparpajo de una plantilla que no posee grandes figuras pero que sí está cargada de ambición y ganas. Lo mejor fue que los más de 2.000 murcianistas que acudieron a Pinatar Arena se fueron satisfechos con el rendimiento de su equipo, que tuvo ocasiones de sobra para ganar el duelo, y soñando con una temporada en la que los futbolistas murcianos se dejen la vida por su club y los problemas económicos no pasen a un segundo plano. Un escenario en el que trabaja el nuevo Consejo que, con partidos como el del Levante, espera que los indecisos aparquen sus dudas y saquen su carné en un momento crucial de la entidad centenaria.

0 Real Murcia

Lejárraga, Álvaro Rodríguez, Edu Luna, Juanra Martínez, Iván Pérez, Juanma Bravo, Manolo López, Josema Raigal, Alberto Rodríguez, Marcos Legaz y Chumbi. También jugaron Tanis Marcellán, Bertomeu, Víctor Meseguer, Alberto Toril, Melgar, Escribano, Adrián Montesinos, Rubén Gómez, Carlos Palazón y Lalo Hernández.

1 Levante

Oier, Toño, Melero, Bardhi, Rubén Vezo, Cabaco, Sergio León, Ivi, Coke, Fran Manzanara y Hernani. También jugaron Dani Cárdenas, Clerc, Chema Rodríguez, Precic, Roger, Morales, Rochina, Campaña, Miramón e Iván López.

Goles
0-1, min. 40, Hernani.
Árbitro
Kevin Javier Moreno Muñoz. Expulsó en el tramo final a Chema y a Alberto Toril.
Incidencias
Campo principal de Pinatar Arena, 2.200 espectadores en las gradas. Terreno de juego en perfecto estado.

El Murcia dejó algunas muestras de lo que puede ser el equipo que arranque la Liga a finales de agosto, aunque al club grana deben llegar todavía algunos fichajes que mejoren una plantilla cargada de canteranos y en la que ya comienzan a brillar futbolistas como Iván Pérez, Álvaro Rodríguez, Juanra Martínez y Juanma Bravo, que este martes tuvo los galones de los que no disfrutó con otros entrenadores que han pasado años atrás por el banquillo grana. Pero para eso, para que Julio Algar pueda terminar de confeccionar la plantilla, el club debe solucionar la situación de los seis futbolistas granas que deben bajarse el sueldo o abandonar el club y que en el Pinatar Arena fueron meros espectadores en un duelo que dejó buen sabor y buenas sensaciones de cara al futuro.

Arranque valiente

El Real Murcia hizo un papel más que digno en los primeros cuarenta y cinco minutos del choque frente al Levante. Los granas, que menos sesiones de entrenamiento en las piernas que los azulgranas, le plantaron cara a un equipo de Primera que no pudo marcar su primer gol hasta los últimos minutos del primer acto. Antes, los granas tuvieron ocasiones de gol y algunos minutos de hacerle la vida imposible al equipo de Paco López.

Las claves

Intensidad arriba
Los hombres de ataque del Murcia demostraron que este año van a presionar en la salida del balón
Centro del campo rocoso
El técnico grana jugará con dos mediocentros de carácter defensivo, que apretarán al rival
Bandas polivalentes
Tanto Iván Pérez como Álvaro Rodríguez pueden actuar como laterales o como extremos
Falta puntería
El Murcia creó ocasiones de gol, pero en adelante necesitará ser más eficaz para ganar los partidos

El equipo de Adrián Hernández arrancó presionando a su rival muy arriba y ya a los diez minutos arrancó los primeros aplausos de la grada. Cerca de los veinte minutos de juego el Murcia tuvo su primera ocasión con una jugada al espacio de Álvaro Rodríguez que el atacante aguileño finalizó con un disparo que se fue desviado. Un minuto más tarde el propio Chumbi robó un balón en el vértice del área y sacó otro disparo mordido que paró Oier. Así hasta que llegó la mejor ocasión del equipo en la primera parte. Una combinación brillante entre Legaz y Josema que el muleño estuvo a punto de introducir en la red con un disparo ajustado que repelió, con la punta de los dedos el portero levantinista. El Murcia, pese a su humildad, plantaba cara a un Primera. Es más, merecía ir por delante en el marcador.

Pero en el tramo final de la primera parte el Levante buscó la portería grana con más decisión ante un Murcia que comenzaba a no presionar con la misma intensidad debido al cansancio. De hecho, en una presión en la que el Levante encontró un espacio llegó el contragolpe que Hernani convirtió en el primer gol del partido para el Levante. Pese a todo, el Real Murcia estaba dejando una buena imagen e incluso buscó el empate con un disparo lejano de Álvaro Rodríguez que se fue desviado por poco. Eso sí, al contrario que el Real Murcia, el Levante disponía de artillería pesada para poner en más apuros al conjunto grana.

Para la segunda mitad Adrián Hernández cambió de portero (Tanis Marcellán por Lejárraga) y dio paso a jugadores del División de Honor y del Imperial como Bertomeu y Víctor Meseguer. También adelantó a sus dos bandas, Iván Pérez y Álvaro Rodríguez, a la posición de extremo, y colocó como pareja de delanteros a Chumbi y Toril. Y lejos de bajar el nivel, el Murcia siguió yendo a por el empate. A los cinco minutos del segundo acto Iván Pérez se probó con un disparo lejano y tres minutos después, tras una combinación de Toril y Chumbi el segundo no pudo elevar lo suficiente para batir a Cárdenas. Pero el Levante también buscó el gol y tras un disparo ajustado al palo de Precic Tanis Marcellán demostró su calidad con una gran estirada.

El Murcia, pese a que tuvo que dar entrada a más canteranos, siguió buscando el gol y disfrutó de ocasiones por medio de Toril y Víctor Meseguer, que hasta estrelló un balón en el larguero. Acabó el choque plantándole cara a su rival y buscando siempre la portería contraria. Además hizo soñar a sus aficionados con un equipo que pelee por cada partido y que no baje los brazos a las primeras de cambio como el del año pasado.