Héber Pena: «En el Murcia hay jugadores de Segunda que no rinden por los problemas que les rodean»

Héber Pena, en un partido con el equipo norteafricano. / ud melilla
Héber Pena, en un partido con el equipo norteafricano. / ud melilla

El extremo recuerda su salida del equipo grana en el mercado de invierno: «No me lo pusieron fácil para marcharme cuando eran ellos los que no me querían»

José Otón
JOSÉ OTÓN

Héber Pena era uno de los pilares del Murcia que diseñaron los Gálvez. El extremo coruñés enamoró a la Nueva Condomina en los primeros partidos, pero poco a poco se fue desinflando. Se fue del Murcia en enero, por la puerta de atrás, aunque el domingo vuelve al estadio grana como uno de los grandes puntales ofensivos de un Melilla con el que ya suma 7 goles y con el que apunta al ascenso a Segunda.

-Muchos aficionados del Real Murcia se preguntan si celebrará usted el gol si consigue marcar el domingo en la Nueva Condomina.

-Lo celebraré con todo el respeto posible. Los pocos goles que meto los tengo que celebrar. Espero que la gente lo entienda. No tengo nada en contra de esta afición, pero nos jugamos una cosa muy bonita.

«Los Gálvez se rieron de nosotros; pintaban todo muy bien, pero fue todo lo contrario y nos sobrepasó»

-¿Se marchó usted o fue el Real Murcia el que le invitó a irse?

-A la hora de salir la persona que estaba no se portó bien conmigo. Un día me decía una cosa y otro día otra. Me cambiaba las cantidades de la rescisión constantemente. No me lo pusieron nada fácil para salir cuando eran ellos los que querían que me fuera. Me quedé sin convocar para el último partido de la primera vuelta en Melilla y, cuando me iba a ir de vacaciones de Navidad a casa, Pedro Cordero me llamó y me dijo que el club no contaba conmigo. Tuve que buscar equipo y seguir jugando.

-¿Siente rencor o sed de venganza?

-Hubo gente que desde que entró tuvo una misión: echar a los que tenía que echar sin importarle las personas y la situación de cada uno. Eso desestabiliza también a los que se quedan, ya que piensan que les puede pasar a ellos. Pero le deseo lo mejor al Murcia, que acabe la Liga lo mejor posible y que, desde la humildad, consigan el próximo año los objetivos que se marquen.

-¿Pensaba que el Murcia se iba a desmoronar tanto en la tabla?

-Sinceramente no, pero se fueron jugadores de una talla que en esta categoría son muy difíciles de recuperar. Después de estar todo un año con problemas de cobro, con mentiras, es muy difícil que la gente rinda como tiene que rendir.

«Pedro Cordero no se portó bien conmigo; se dedicó a echar a los futbolistas sin importarle las personas»

-¿Herrero influyó en su salida?

-No hubo nada con Herrero. Me dio la oportunidad de jugar y me brindó un futuro más esperanzador. Es cuestión de gustos. Al final no rendí como él esperaba y me quitó porque creía que era lo mejor para el equipo. Me quedé fuera de un día para otro sin explicaciones, eso sí, pero así es esto.

-Y ahora, meses después de su marcha, ¿sigue al Real Murcia desde la distancia o se ha olvidado de él?

-Lo sigo semana a semana. Siempre miras porque deseas lo mejor para tus exequipo. Pasar por un club como el Real Murcia es importante para cualquier jugador de la categoría. Es un gran club, una gran ciudad y me da pena que esté en la situación que está. Si se hicieran bien las cosas en el Murcia la ciudad y los aficionados podrían disfrutar mucho del fútbol.

«Hugo, Charlie, Forniés, Mackay y Maestre son unos jugadorazos y espero que el fútbol les recompense»

-¿Se siente dolido con los que criticaron sus florituras y su falta de acierto ante la meta rival?

-Estamos acostumbrados a que nos critiquen. Venía del Racing de Santander, un club ejemplar en todo en el que alguna vez también me criticaron. Es cuestión de tener tranquilidad de cara a gol. Hice buenos partidos con el Real Murcia, pero prioriza no marcar el gol.

-¿Puede que su rendimiento no fuera el mismo por la exigencia de un club demasiado necesitado?

-La presión es la misma en Melilla que en el Real Murcia. El objetivo ahora es superior en este club. Es solo cuestión de que en determinados momentos uno se encuentra mejor en un sitio que en otro.

-¿En qué ha cambiado el Héber Pena que se fue del Real Murcia sin marcar un gol del que golea ahora con el Melilla?

-Sigo siendo el mismo. En solo unos meses uno no cambia como jugador. Cambió la fortuna de cara a gol. Mi nuevo entrenador me hace estar más pendiente de atacar que de defender y eso para mí es un incentivo. Para los extremos es muy importante no desgastarte en defensa.

«Lo celebraré con todo el respeto posible, espero que la gente entienda que nos jugamos algo muy bonito»

-¿Cómo recuerda su paso por el Real Murcia?

-Como una pesadilla no. Yo me fui al Real Murcia teniendo otras ofertas. Sabía que iría Dani Aquino y Mackay. Sabía que iba a haber un equipazo y que si las cosas se hacían bien, pelearíamos por la Liga. Pero dejaron de pagar y se rieron de nosotros. Se acumularon una serie de cosas que a algunos nos sobrepasaron. Pero no hay que darle más vueltas, al Murcia le deseo lo mejor.

-¿Quién se rió de vosotros?

-Los Gálvez nos engañaron a todos. Pintaban las cosas muy bien al principio y hacían otras que parecían ir en serio y que durante un año ayudarían al Murcia, pero fue todo lo contrario. Todo era mentira.

-¿Habla con la gente del Murcia?

-Sí hablo. Tenemos cosas pendientes. No creo que sea todo tan bonito como parece ni como ellos lo pintan, pero están intentando hacer lo mejor para el club. Ojalá que con su trabajo todo se pueda solucionar. A los jugadores les siguen debiendo dos meses y la situación es difícil.

-Salió de aquí por la puerta de atrás, ¿tiene una espina clavada?

-Al final es solo fútbol, todo el mundo está en su derecho de exigir que des lo mejor, pero cuando uno no está a gusto o no cobra, y además hay alrededor circunstancias que desestabilizan, es difícil rendir al cien por cien. Es también lo que les está pasando a mis excompañeros: rendir tal y como está actualmente el Real Murcia es muy complicado.

-¿La actual plantilla del Murcia debería estar mejor clasificada?

-Tiene jugadores capacitados para jugar en Segunda, como Hugo, Charlie, Forniés, Mackay y Maestre, que son auténticos jugadorazos que no están rindiendo al nivel que se esperaba e ellos por todo lo que ha rodeado al club. Esperó que el fútbol les recompense y tengan otra oportunidad para conseguir el objetivo por el que fichamos por el Murcia.

-¿Cómo imagina que será su vuelta a la Nueva Condomina?

-Será un día bonito para mí por volver a jugar en la que fue mi casa, aunque solo fuera unos meses y de la que me tuve que ir por cómo estaba el club. Tengo muchas ganas de ver a mis antiguos compañeros y a los amigos que dejé allí. También tengo ganas de volver a jugar en ese estadio de Primera División.

-Se enfrentarán os equipos necesitados, pero por motivos distintos.

-A nosotros solo nos vale ganar; al Murcia también, aunque están prácticamente salvados. Tendría que darse una catástrofe para que el Real Murcia bajase a Tercera. Yo no lo quiero, ojalá tanto ellos como nosotros consigamos el objetivo.

-¿Cuál es el secreto del Melilla?

-En diciembre, con la marcha de Yacine, todo el mundo pensaba que el Melilla no aguantaría la segunda vuelta en la parte de arriba. Pero dimos un pasito adelante y cada uno aportó lo mejor de sí para estar en una posición tan privilegiada.

El nuevo Héber deslumbra en un Melilla que es líder

Héber Pena fue de más a menos en sus meses en el Real Murcia. Arrancó la temporada siendo titular indiscutible para Manolo Herrero y acabó sin ser convocado por decisión técnica en el penúltimo partido de la primera vuelta frente al Melilla, su club actualmente. Como grana disputó 13 partidos de 18 posibles, 11 de ellos de titular, pero no marcó. Todo lo contario que en el Melilla, donde en sus 18 partidos ha marcado 7 goles.

El conjunto norteafricano es el líder del grupo IV con los mismos puntos que el Recreativo de Salmerón. Si gana al Murcia y al Ibiza será campeón.

El Consejo quiere un Murcia-Melilla con un gran ambiente

El Consejo del Real Murcia quiere que el próximo sábado, a las 18.00 horas, la Nueva Condondomina presente un buen ambiente para apoyar al equipo de Julio Algar en el choque frente al Melilla, a pesar de los últimos malos resultados. Los gestores del club, que quieren un ambiente tranquilo y sin incidentes para el último partido en casa, visitaron a la primera plantilla el pasado lunes en Cobatillas para pedirles «un último esfuerzo» para sellar la permanencia, y para mostrarles «su confianza». Aunque los abonados no pagan, el Consejo, para que las gradas no estén vacías, vende entradas a 2 euros para que los socios inviten a sus allegados, compañeros o amigos en la misma zona de su abono actual y una de 5 euros para el público en general en cualquier ubicación de la Nueva Condomina. Cabe recordar que los granas necesitan un punto para agarrar la permanencia y no depender del resultado de otros equipos.

Tomy López, exjugador del Murcia en los años ochenta y técnico que dirigió y salvó al equipo grana de División de Honor del descenso a Liga Nacional en la recta final de la pasada temporada, será el nuevo coordinador de las bases del club.