El Murcia necesita con urgencia una inyección de 499.492 euros

Miguel Martínez y Raúl Moro./LV
Miguel Martínez y Raúl Moro. / LV

El Consejo diseña un plan para que cualquier «socio o tercero» aporte dinero al club a cambio de acciones, oportunidad de oro para los presuntos inversores

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

Va a ser otra prueba de fuego para el murcianismo y para los interesados en hacerse con la propiedad del Murcia. El Consejo de Administración del club, de cara a enjugar el desequilibrio patrimonial existente en las cuentas del ejercicio 2016-17 que se deben aprobar en la Junta del 11 de abril, ha ideado una solución que se convertirá en una prueba de fuego para Moro, De la Vega, Gálvez Brothers y compañía. Y es que, si finalmente los accionistas aprueban esta medida en la futura Junta, se abrirá un periodo que va desde el 12 hasta el 30 de abril para que «socios y terceros», de forma libre y sin suscripción preferente, puedan hacer préstamos participativos que, o se les devolverán en un mes o se convertirán en acciones del Real Murcia.

La cantidad que el club grana debe cubrir en esta especie de ampliación de capital para enjugar un desequilibrio patrimonial, es de 499.492 euros, cantidad que está fijada en las cuentas recientemente elaboradas. Además, como el capital social del club es tan bajo tras las últimas reducciones (entre todas las acciones existentes del Murcia no superan los 178.000 euros), si solo aparece un inversor y deposita la referida cantidad, se podrá hacer con cerca del 80% de la propiedad del Real Murcia.

2,5
millones de pérdidas tuvo el Murcia en el pasado ejercicio. La deuda total es de 46,7 millones.
1,8
millones fueron destinados a gastos de personal. Además, generó otros 805.3434 en gastos corrientes.
829.230
euros ingresó el pasado curso entre abonos y entradas. También otros 257.499 por venta de jugadores.

El club ha hecho llegar a los accionistas que han presentado las credenciales para acudir a la Junta del 11 de abril las cuentas del ejercicio 2016-17, mitad de Martínez Abarca (hasta diciembre de 2016), mitad de Raúl Moro (hasta el 30 de junio de 2017). Las pérdidas totales de dicho ejercicio son de 2,5 millones de euros, poco más de un millón correspondiente al periodo del abogado murciano y cerca de 1,4 millones de a los primeros seis meses en el poder del extremeño.

Arturo dejó 150.000 euros

Entre los números que generó el Murcia en este periodo, destacan los 1,8 millones destinados a cubrir los gastos de personal y los 805.343 euros que generaron otros gastos de explotación, entre los que se incluyen gastos corrientes de la entidad. Hay más datos interesantes: el Murcia ingresó 257.499 euros por estos últimos, entre los que están la venta de jugadores como Arturo, que dejó en las arcas granas 150.000 euros. Entre los ingresos también destacan los 829.230 euros de los abonos y las entradas vendidas. La peor noticia que reflejan las cuentas del club es la deuda que arrastra, cifrada en 46,7 millones de euros, entre los que destacan los 16,4 millones que el Real Murcia que preside Miguel Martínez debe a las administraciones públicas.

 

Fotos

Vídeos