El Murcia pone los pies en la tierra

Iván Pérez, Julio Algar, Almela y Juanra, ayer, en el Paraninfo de la Universidad de Murcia. / nacho garcía / agm
Iván Pérez, Julio Algar, Almela y Juanra, ayer, en el Paraninfo de la Universidad de Murcia. / nacho garcía / agm

La entidad pasará de los 2,8 millones de gastos de Gálvez a los 1,2 del nuevo curso

José Otón
JOSÉ OTÓN

Los gestores económicos del Real Murcia presentaron ayer en sociedad el plan estratégico del Real Murcia para la temporada 2019-20, una declaración de intenciones de lo que debe ser el club grana de aquí en adelante. Fue una tarde de murcianismo, un encuentro celebrado en la Universidad de Murcia en el que, incluso, hicieron acto de presencia Juanra e Iván Pérez, dos de los primeros fichajes de Algar que representan el tipo de jugador que llegará al club grana: murciano si es posible, con hambre y dispuesto a dejarse la piel por un club histórico con un sueldo acorde a la categoría.

Elaborar un presupuesto realista, reducir la deuda concursal y construir un proyecto deportivo de cantera, las claves

Francisco Cobacho, Emilio García, Francisco Martínez Rivas, Dani Moreno y Julio Algar, cuatro gestores del club y el nuevo manager general deportivo, explicaron con detalle la nueva hoja de ruta del Murcia, que tiene cuatro paradas vitales para que la entidad centenaria siga con vida muchos años más. Son la estabilidad presupuestaria, el equilibrio financiero, el impulso al actual modelo de propiedad y el asentamiento de un nuevo proyecto deportivo, muy alejado de los anteriores que se basaron en el gasto desproporcionado y en la busqueda del ascenso a cualquier precio. Una forma de actuar que ha dejado al Real Murcia más endeudado que hace unos años, cuando falleció Samper.

Las cifras

1.700.000
Son los ingresos para la nueva campaña, con 500.000 euros de superávit. El gasto previsto para la próxima temporada es de 1,2 millones de euros.
14.000.000
Es la deuda concursal actual. La directiva grana quiere reducirla en 10 millones antes de diciembre.
40%
Porcentaje de jugadores nacidos en la Región en la próxima plantilla grana. Otro 20% deberán ser jugadores de la cantera.

De hecho la directiva trabaja en un presupuesto anual en el que el objetivo es llegar al superávit, con la normalización de los pagos corrientes a la Seguridad Social y Hacienda incluidos. Un objetivo en el que será clave el ahorro de más de 350.000 euros en gastos de la Nueva Condomina que para la próxima campaña afrontará el Ayuntamiento, además de una contención del gasto y la amortización máxima de cada uno de los recursos que tiene la entidad y la marca 'Real Murcia'.

La modificación de la cesión de uso del estadio grana ahorrará al club más de 350.000 euros al año

La fórmula para que desaparezcan las pérdidas en las cuentas anuales será el control extremo del gasto. Por eso, si en la campaña 2018-19, según los datos presentados ayer, el Murcia generó 2,8 millones en gastos y 2,3 en ingresos (la mayoría con la gestión de la directiva de Almela), para la próxima campaña la directiva grana se ha propuesto generar únicamente 1,2 millones de gastos (700.000 euros para la primera plantilla), frente de los 1,7 de ingresos previstos, una cantidad fijada siempre en el peor de los casos y que puede ser mucho mayor. Además de toda la maquinaria publicitaria, también será clave para la estabilización definitiva del Murcia el apoyo social y una campaña de abonos que llegue a todos los rincones y que sobrepase los cinco dígitos, según aseguraron ayer los directivos granas.

Juanra e Iván Pérez, dos de los nuevos fichajes, estuvieron ayer en la presentación de las cuentas

Otro de los grandes hitos de la actual directiva según el acto de ayer será solventar el reconvenio de acreedores que vence en diciembre de 2019 y que es clave para que el club recupere el equilibrio financiero y evite la causa de disolución. La entidad grana, debido en gran parte a la deuda concursal que arrastra desde el concurso de Samper en 2009, tiene en la actualidad los fondos propios en negativo y cifrados en cerca de 19 millones de euros. Una herida que debe ser curada de inmediato. Por eso los directivos granas trabajan desde hace meses en la compra de deuda concursal por valor de 9,6 millones de euros. Para ello el club está negociando con acreedores para que acepten quitas que, incluso, llegan al 90%. Si actualmente el Murcia tiene más de 14 millones de deuda ordinaria concursal y otros 6 en deuda subordinada (en manos de empresas de Samper y Gabriel Torregrosa, entre otros), el objetivo del club para 2020 es llegar con la deuda concursal en 4 millones y con la segunda a cero.

Algar, el jefe en lo deportivo

Julio Algar fue el encargado de explicar a los aficionados el nuevo modelo deportivo del Murcia. Desde el análisis de la nueva realidad deportiva, ligada a la realidad económica, a la creación de una nueva identidad de club, pasando por la nueva metodología de trabajo y la relación con otros clubes de la Región y de fuera de esta. Para el día a día el Murcia ya se ha puesto manos a la obra para lograr el ajuste contractual de los jugadores, la gestión de las salidas de algunos de los futbolistas con nóminas desorbitadas o sin sitio en la plantilla y las nuevas incorporaciones, ajustadas a las actuales posibilidades del club.

Así pues, la intención de los gestores granas es que en el nuevo Real Murcia 2019-20 el 40% de la primera plantilla sean futbolistas murcianos y otro 20% procedentes de la factoría grana. Además, otro 20% procederán del mercado sub 23 y el resto, otro 20%, del resto del mundo fútbol, lo que convertiría al club grana en un equipo con más identidad, más parecido a los clubes del norte de España que a los del sur. Con una metodología única de trabajo, en la que «el primer equipo, el Imperial y el de División de Honor funcionen como una sola pieza», aseguraron ayer los gestores del club.

Un modelo de trabajo en el que se debe asentar el Murcia y en el que proteger la fuga de talentos será fundamental y cuyo organigrama estará encabezado por Julio Algar. Por debajo del madrileño estarán el técnico del primer equipo, el del Imperial, el coordinador de las bases y el técnico del de División de Honor.