La Verdad
Real Murcia
Pepe Vidaña se anticipa al paraguayo Felipe Neri en un Real Murcia-Cartagena disputado en La Condomina, en 1986 / TOMÁS

El futbolista que vistió 357 veces de grana

  • ¿te acuerdas?

  • Vidaña es el jugador que más veces ha defendido la camiseta del Murcia; cuando llegó en 1973 no sabía ni atarse las botas

José Víctor dijo de él: «Tiene un estilo similar al del madridista Zoco. Hasta es rubio, como él, pero creo que puede tener mejor técnica». Corría el año 1973 cuando el extécnico del Real Murcia se trajo a Vidaña desde Padules (Almería). Tenía 16 años.

«Cuando me hicieron la prueba con el Murcia me dieron unas botas de fútbol y no sabía ni cómo anudar los cordones tan largos que tenían entonces», recuerda el jugador, quien en Almería siempre utilizó zapatillas. De hecho, nunca había jugado en un club federado.

Superó la prueba y pasó a ser uno más de la plantilla juvenil grana. Aquel año inició su carrera en el Real Murcia uno de los mejores jugadores de su historia.

Pronto llegaron los éxitos. Formó parte de la selección territorial murciana que se proclamó campeona de España con jugadores como Angelín, Pelegrín, Pastor, Nicolás, Joaquín... También se proclamó subcampeón juvenil en una final que perdieron los grana en 1975 contra el Barcelona en el Vicente Calderón. El Barça se hizo con el titulo en el partido de desempate, que ganó 4-1. El primero acabó 1-1 y el gol del empate azulgrana lo marcó en el tramo final del partido Tente Sánchez, jugador que acabó en la primera plantilla culé y más tarde vistió la camiseta del Real Murcia.

En sus primeros meses en Murcia, el joven Vidaña compaginó los entrenamientos con un trabajó en el garaje Asensio.

Su carrera se disparó en la siguiente temporada, la 75-76, en la que pasó a formar parte de la primera plantilla grana. El Real Murcia acababa de ascender a Primera División. Desde entonces, hasta el mes de junio del año 1988, defendió la camiseta del primer equipo, que fue el único en su historia como jugador profesional, a excepción del año que estuvo en Girona cedido mientras hacía la mili. Jugó cinco temporadas en la máxima categoría del fútbol español, en la que llegó a disputar 95 partidos defendiendo al Real Murcia, además estuvo otras cinco temporadas en Segunda y una en Tercera División.

Pero antes de dar el salto al primer equipo, el 14 de enero de 1974, Mesones echó mano del equipo juvenil y convocó a Vidaña. Las lesiones se habían cebado con el equipo y el técnico solo disponía de 13 jugadores. No llegó a debutar, pero su nombre sonaba ya con fuerza.

Vidaña, que no se caracterizaba por su condición goleadora, fue el autor del gol 2.000 del Real Murcia. Se lo marcó al Almería, el 12 de noviembre de 1976, en La Condomina. El partido acabó 3-2 y él abrió el marcador. Una semana después fue llamado por Kubala para la selección sub-21.

No fue el único, también fueron convocados Moñino, Villa, Pelegrín y Fago. Y hasta el masajista Paco Uribe.

Jugaba de defensa central. Era un futbolista elegante con el balón y tenía un pase largo tan preciso que facilitó a sus compañeros marcar más de un gol. Guina y Husillos fueron los que más partido sacaron a los desplazamientos al hueco que les ponía Vidaña desde el otro extremo del campo. Manejaba la pierna izquierda, y también dominaba el juego aéreo. Tenía un buen sentido de la anticipación y un instinto nativo en la colocación y manejo de la línea defensiva. Todos estos valores hicieron de Vidaña uno de los centrales más completos y seguros que ha tenido el Real Murcia en su historia.

En la primera temporada se ganó un puesto en el once titular, pero no fue fácil. Tuvo que desbancar a otros centrales históricos, como Herrero y Pazos. Pronto llamó la atención a otros equipos de la máxima categoría. Primero fueron el Espanyol y el Zaragoza. Años mas tarde también se interesaron por Vidaña el Valencia y el Betis. No se movió del Real Murcia. Al final de su carrera llegó una fatídica lesión en la rodilla que le hizo a pasar por el quirófano y le obligó a colgar las botas.

El Real Murcia tuvo un borrón en su historia en el trato que dio al jugador que mas veces ha defendido la camiseta grana, a quien ni siquiera organizó un partido de homenaje, después de quince temporadas defendiendo los colores grana.