La Verdad
Real Murcia

Valdano dijo 'no' al Real Murcia

  • ¿TE ACUERDAS?

  • Juan Garrido pidió a Ramón Mendoza la cesión del argentino para cubrir la baja del brasileño Luiz Carlos

El Real Murcia apuntaba alto en la temporada 1987-88. Aquella campaña presidía el club grana Juan Garrido y Ramón Mendoza era el máximo directivo del Real Madrid. En enero del 88 ambos hablaron de un jugador. Se trataba del argentino Jorge Valdano. «Por mí, adelante», dijo Mendoza. Garrido necesitaba a toda costa cubrir el hueco que había dejado libre en la primera plantilla grana Luiz Carlos, quien se lesionó gravemente y se despidió de la temporada antes de tiempo.

Garrido viajó a Madrid para pedir personalmente a Mendoza la cesión del carismático futbolista. Hugo Sánchez y Jankovic tenían cubiertas las dos plazas de extranjero y Valdano tenía muy pocas posibilidades de jugar. Mendoza y el entrenador del conjunto madridista, Leo Beenhakker, dieron su visto bueno a la cesión del argentino. La decisión estaba en manos del propio Valdano, quien rechazó la oferta del Real Murcia, como tampoco quiso jugar aquella temporada con el Valencia y con el Málaga, clubes estos que también quisieron contar con sus servicios. Quería jugar en el Real Madrid la última temporada que estuvo en activo como futbolista.

Valdano, que por entonces ya tenía pasaporte español, pretendía acogerse al artículo de la Constitución que determina que todos los españoles somos iguales ante la ley y tenemos los mismos derechos a la hora de optar a un puesto de trabajo. Pero la normativa vigente en el fútbol español chocaba frontalmente. Ésta determinaba claramente que los clubes españoles solo podían alinear en partidos de competición oficial dos jugadores que hubieran sido internacionales con sus países de origen, tuvieran o no la nacionalidad española. En ese caso estaban los tres extranjeros del Real Madrid.

Jorge Valdano llegó al Real Madrid en 1984. En su primera temporada en el club blanco consiguió su récord goleador en Primera División. Marcó 17 goles. Con el club madridista ganó dos Ligas, una Copa de la liga y dos Copas de la UEFA. En total jugó 85 partidos y marcó 40 goles con el equipo blanco.

Garrido no logró la cesión de Valdano, algo que no era nada fácil, pero no se aburrió en Madrid. Además de entrevistarse con directivos del club blanco y con el gerente Manuel Fernández Trigo, fue al Bernabéu para ver el Real Madrid-Sabadell de Copa, y a la Ciudad Deportiva madridista para presenciar el Madrid-Murcia de juveniles. También asistió a la reunión de presidentes de Primera y Segunda en la Federación Española. Su turné por la capital concluyó con una entrevista con Jesús Samper, entonces secretario de la Liga Profesional.