Nuevo ejercicio de consistencia grana en el Pinatar Arena

Un momento del encuentro entre el Real Murcia y el Al Arabi, este sábado, en el Pinatar Arena. /Pinatar Arena
Un momento del encuentro entre el Real Murcia y el Al Arabi, este sábado, en el Pinatar Arena. / Pinatar Arena

El Murcia superó al equipo catarí del Al Arabi (1-0) y pudo ganar al Hércules (0-0) en un duelo que se convirtió en un intercambio de golpes sin premio para ninguno de los dos

José Otón
JOSÉ OTÓN

El primero de los dos partidos de cuarenta y cinco minutos que disputó el Real Murcia este sábado en el Pinatar Arena reflejó, en gran parte, lo que quiere Adrián Hernández de sus jugadores. Los granas fueron mucho mejores que el Al Arabi, un conjunto de la primera catarí que en el choque inicial del triangular plantó cara al Hércules pero que no pudo parar a los murcianos. De hecho, los granas tuvieron ocasiones desde el principio, con un once inicial en el que había solo algunos supuestos titulares como Kevin y Josema. También estaba Curto, que se dejó ver desde el principio y engatusó a su aficionados con varias acciones brillantes. De hecho, se asoció con Toril y disfrutó de la primera gran ocasión que sacó un defensa rival de debajo de los palos. También participó en la jugada del gol, iniciada por Meseguer, que acabó con el tanto de Toril. El Murcia, más fresco físicamente, desarrolló un futbol enérgico e intenso y no dejó a su rival crear ocasiones. Incluso Josema y el propio Curto pudieron marcar el segundo tanto al equipo entrenado por Juan Ignacio, un viejo conocido en la Región.

En el segundo partido entre el equipo grana y el Hércules ambos técnicos, tanto Adrián Hernández como Planagumá, pusieron dos onces muy titulares en lo que era una prueba de fuego para ambos, dos históricos del fútbol español. De hecho, el Murcia estuvo más exigido que en su primer duelo. El Hércules le hizo daño por la banda izquierda grana en la que Iván Pérez sufrió mucho. No obstante ambos equipos tuvieron ocasiones a partes iguales para llevarse un duelo que acabó en tablas. Traoré y Carlos Martínez rondaron el gol por la parte alicantina, mientras que Chumbi, Peque y Marcos Legaz tuvieron en las botas el gol para los granas. Pero más allá del empate final ante el Hércules y el triangular que se llevaron los de Adrián Hernández, el Murcia plantó de nuevo cara a un equipo con un presupuesto mucho mayor, fue un equipo duro y siempre jugando con intensidad. Tiene cosas que mejorar en la parte de atrás y en la definición, pero todo apunta a que plantará cara a muchos de los mejores equipos del grupo IV.