Pedro Morilla, con pasado grana, respeta al Murcia: «Es unhistórico»

Morilla, en la ciudad deportiva del Granada. / alfredo aguilar
Morilla, en la ciudad deportiva del Granada. / alfredo aguilar

José Otón
JOSÉ OTÓN

El nombre de Pedro Morilla, entrenador del filial del Granada, puede pasar desapercibido para la gran mayoría de aficionados del Real Murcia, pero para este sevillano de 46 años la entidad grana no es un equipo más. De hecho, aunque solo llegó a jugar en Segunda con el Écija, Morilla hizo una larga carrera en Segunda B y en la temporada 1999-00 recaló en el club grana, que por entonces estaba en el grupo III de la tercera categoría del fútbol español. Jugo seis partidos como grana, tres de ellos de titular ante el Novelda, Alzira y Gramanet, pero en el mercado invernal decidió cambiar de aires y se fue al Burgos. Aquella misma campaña, con Crispi sentado en el banquillo de la Nueva Condomina, el Murcia logró volver a Segunda, precisamente tras un épico partido que se decidió con gol de Aguilar, en Los Cármenes, frente al Granada.

«El Real Murcia es un histórico que a principio de temporada hizo plantilla para estar entre los cuatro primeros. Por problemas económicos en enero se fueron varios futbolistas importantes pero sigue teniendo un gran bloque. Seguro que nos hará el partido muy complicado», asegura Morilla sobre un equipo al que respeta en todos los sentidos.