La AFE para los pies al Real Murcia

Juanma, en un partidillo contra aficionados en la Nueva Condomina, ayer. / alfonso durán / agm
Juanma, en un partidillo contra aficionados en la Nueva Condomina, ayer. / alfonso durán / agm

Armando, Curto, Charlie, Simón y Cebriá vuelven a entrenar con sus compañeros tras una primera sesión al margen

SERGIO CONESAMURCIA

Fue la gran novedad del pasado miércoles en la primera sesión del nuevo Real Murcia en la Nueva Condomina bajo las órdenes de Adrián Hernández, que se desarrolló a puerta cerrada. Armando Ortiz, Víctor Curto, Charlie Dean, Simón Ballester y Quique Cebriá estuvieron al margen del grupo y no se ejercitaron con el resto de sus compañeros. Un escenario llamativo teniendo en cuenta que los tres primeros fueron nombrados capitanes del equipo pimentonero la campaña pasada. No han pasado ni doce meses desde ese momento, pero su situación ha cambiado por completo en el club y han recibido un toque de atención para que resuelvan su futuro.

Sin embargo, esa posición de fuerza por parte del Real Murcia no se mantuvo ayer en la segunda jornada de pretemporada. Adrián Hernández no hizo distinciones y todo el grupo trabajó de manera conjunta, tanto los jugadores con los que se cuenta para la siguiente temporada como los que tienen que firmar un descenso de su salario para seguir (Armando y Curto) y los futbolistas que no cuentan y su única opción es una salida (Charlie, Simón y Cebriá). Uno de los motivos para ese paso atrás es que los futbolistas del equipo grana nada más terminar la primera sesión el miércoles llamaron a la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) para que tomaran cartas en el asunto y desde el sindicato de futbolistas se pusieron en contacto con el Murcia. El club, que sabe que no puede hacer esa distinción, ha decidido que todos formen parte del mismo grupo y no separarlos. Sin embargo, es un primer aviso para que entiendan que desde el equipo grana están dispuestos a llegar a este tipo de situaciones para que salgan del club.

No obstante, cada futbolista tiene su situación particular más allá de que el club quiera forzar su salida o un descenso en sus emolumentos. Víctor Curto tiene 37 años y afronta el que puede ser su último año como futbolista profesional. Charlie Dean, después de una temporada y media en el Real Murcia, quiere una compensación económica que le permita mantener su sueldo en los 65.000 euros que tiene firmados en la capital del Segura hasta 2021. En cuanto a Simón, que llegó al Murcia en categoría alevín, cuando tuvo su oportunidad en el primer equipo falló en Mestalla contra el filial del Valencia en el 'playoff' y le ha pesado. Los buenos partidos que hizo esa temporada o en la vuelta de esa eliminatoria quedaron eclipsados por el error. Además, sus cesiones al Lorca Deportiva y al Jumilla no le han dado el salto de calidad esperado.

Quique Cebriá fichó en invierno para intentar salvar al Imperial del descenso a Preferente, objetivo que consiguió, pero a cambio tenía en su contrato que debía pasar al primer equipo este verano. No obstante, en el caso de los dos últimos su salario no es tan elevado y no supone un esfuerzo tan grande como en el caso del resto de sus compañeros asumir sus fichas.

Un caso especial

El caso de Armando es el más destacado de todos. Primero porque se trata de un jugador murciano al que esta misma temporada le han dedicado en el fondo sur del estadio un tifo antes de arrancar un partido con la frase: 'Armando, guardián del escudo' y también recibió un homenaje en la Federación de Peñas por sus 150 partidos en el equipo grana.

Es cierto que el futbolista ya redujo su salario desde 77.000 euros a unos 55.000 a principios de año, tanto como que la última renovación que consiguió fue con los Gálvez al mando en una etapa en la que se derrochaba o cantidades que no iban a pagar. Además, el centrocampista de Santiago y Zaraiche mostró su apoyo al oriolano en el juzgado en su disputa por el control del club con Mauricio García de la Vega. Ahora, Armando se agarra a un contrato y a un salario que, como ha podido comprobar al buscar otro destino, no se ajusta al valor que le asignan en el mercado. Su futuro pasa por forzar hasta el límite esa situación en el club, firmar la oferta que tiene sobre la mesa o buscarse un destino fuera de la Nueva Condomina.

Desde AFE, una vez conocida la situación de los futbolistas del Real Murcia, comenzaron a trabajar en un escenario que cada verano se repite ante la intención de los equipos de forzar la salida de los jugadores. «El primer paso es enviar un escrito al club apelando al derecho de ocupación efectiva», indican desde el sindicato. En caso de mantenerlos apartados, los siguientes pasos por parte de la AFE podrían llevarlos a presentar denuncias en Inspección de Trabajo, con antecedentes de sanciones a clubes, o pedir la extinción del contrato por vía judicial, entre otras opciones.

Además de estos cinco jugadores, también está el caso de Hugo Álvarez. El central pidió no tener que incorporarse a los entrenamientos junto al resto de sus compañeros hasta el día 25 y el club aceptó esa situación para que el gallego busque su futuro en otro equipo. Su sueldo es el más elevado en este momento de la plantilla y su salida no parece sencilla, pero desde el Murcia ven con buenos ojos que no sea uno más de la pretemporada por el momento y de esta manera evitar momentos que puedan ser incómodos para ambas partes.

Más