Pedro Cordero: «No me planteo que Aquino se vaya»

Pedro Cordero, tras ser presentado nuevo director deportivo del Real Murcia, ayer. / nacho garcía / agm
Pedro Cordero, tras ser presentado nuevo director deportivo del Real Murcia, ayer. / nacho garcía / agm

El cartagenero ya ejerce de director deportivo del Murcia: «No he venido a llorar; vengo a trabajar»

José Otón
JOSÉ OTÓN

Pedro Cordero ya ejerce de director deportivo del Real Murcia. El cartagenero tiene muchos asuntos que solucionar encima de su mesa y está dispuesto a meter el bisturí en el equipo de Herrero. Se ha encontrado con una plantilla sobredimensionada, con un coste de 2,3 millones de euros, desfasado para la Segunda B. Tiene que adecuarla a la realidad del conjunto grana, a años luz de ser solvente y sin capacidad para ser el equipo que mejor paga.

La misión del cartagenero es abaratar el coste de una plantilla inasumible: «Me sorprenden las cifras de los contratos; será duro, pero hay solución»

Cordero, que defendió la camiseta del Murcia en Primera durante dos temporadas, se forjó, tras 16 años como futbolista, una vida nueva en los despachos, en los que ha vivido el fútbol de una forma diferente, mirando al jugador cara a cara y participando en éxitos como el ascenso del Córdoba a Primera. También le tocó intentar el ascenso a Segunda con un gigante como el Tenerife y gestionar un proyecto sin apenas presupuesto en el de Lorca Deportiva.

Por lo tanto, tablas tiene: «Me hace mucha ilusión ser parte del Real Murcia, esta oportunidad me llega en un momento de madurez. En la vida tienes de todo y de las derrotas y de las situaciones negativas se aprende más que de las victorias. Intento sacar la esencia de todo eso ante un reto importante», dice el cartagenero, que cumplió 50 años el pasado 17 de agosto.

«El Murcia me llega en un momento de madurez. He aprendido más de las derrotas que de las victorias»

«Quiero agradecer a la Plataforma y al presidente Almela la confianza que han depositado en mí en esta guerra tan importante como es la salvación del Real Murcia. Me uno a ellos, soy un compañero más. Intentaremos estructurar muchas cosas, pero con la paciencia necesaria. Lo primero es reunir toda la información posible y luego se tomarán las decisiones. El proyecto debe ser viable». Cordero tira de humildad: «La apuesta del murcianismo y de la gente que ha entrado es valiente. Hay un movimiento social muy grande alrededor del Murcia. Eso contagia. Soy un eslabón más».

«Me uno al movimiento social que hay alrededor de este club; soy un eslabón y un compañero más en el proyecto para hacer un Murcia viable»

Al nuevo director deportivo del Real Murcia le ha dado tiempo a analizar el mapa de contratos y obligaciones que tiene el club encima de la mesa: «Está claro que yo he venido para que haya salidas. He hablado con algunos jugadores. Este mercado será tumultuoso, pero cuento con ello. Los jugadores son conscientes de la situación del club y los que no lo sean, lo van a ser estos días. Ellos defienden sus intereses y yo defiendo los del Real Murcia. Lo primero es el tema económico. La situación es preocupante, pero hay solución», asegura con firmeza.

Contratos inasumibles

Toni Hernández y Víctor Gálvez firmaron contratos inasumibles para la Segunda B, y más para un club en una situación tan precaria como la del Real Murcia. Contratos que llegan hasta los 140.000 euros anuales en algunos casos: «Me han sorprendido las cifras. Y no solamente por los contratos firmados, también por ciertas cosas respecto a los futbolistas cedidos, del Imperial y del primer equipo. Los proyectos tienen que agarrarse a los ingresos que hay para evitar tener deudas. La Segunda B es complicada para los clubes grandes. Pero no puedo ponerme a llorar ni a buscar culpables, voy a trabajar».

«He venido para que haya salidas, el próximo mercado será movido. Los jugadores querrán defender sus intereses y yo los del club»

Su primer paso ha sido ratificar a Manolo Herrero en el cargo de entrenador: «Es la persona ideal para esta situación. El trato con él y con su cuerpo técnico es muy bueno. Agradezco su lado personal, no ha sido egocéntrico, tenemos que trabajar juntos y va a ser un buen compañero de viaje». Y el segundo, saber qué piensa sobre una posible marcha de Dani Aquino: «Es un jugador muy importante. No he pensado ni un segundo en su salida. Ahora, de aquí al 31 de enero todo puede pasar, pero de momento no». Cordero no habla del objetivo del equipo con su llegada: «Hizo un partido práctico ante el Malagueño y ganó. El objetivo es que el proyecto sea viable, por encima de lo deportivo. Cuando acabe el mercado el 31 de enero sabremos a qué aspiramos».

«Herrero es la persona ideal para liderar este proyecto. No ha sido egocéntrico y tenemos que trabajar juntos. Va a ser un buen compañero de viaje»

La cantera grana no pasa por su mejor momento y ha perdido la hegemonía en la Región. El filial está cerca del descenso a Preferente y el juvenil no termina de arrancar: «Vamos a darle una vuelta al Imperial y al División de Honor. Lo que más prima es el primer equipo, es evidente, pero hay que crear una base y salvar al filial y al juvenil. El proyecto pasa por la cantera».

Cordero entiende que la plantilla grana es demasiado extensa, una circunstancia que genera problemas a la larga: «En el primer equipo hay 23 futbolistas, pero para el 31 de enero se pueden quedar en 20 o 21. Podemos potenciar las bases e incluso traer a algún jugador joven de fuera, que si es murciano, mejor. Una plantilla con 18 o 19 profesionales es mejor para el entrenador, deja a menos profesionales fuera cada semana y al mismo tiempo lanzamos un mensaje de ilusión a las bases».

Además, el nuevo director deportivo del Murcia quiere acabar con una situación dantesca, con un ramillete de cedidos por el club repartidos por Segunda B y Tercera: «Todos los pagos de esos salarios los debe efectuar el Real Murcia y no tiene sentido. Hay que intentar abaratar eso, quedarte con los que valgan la pena y desvincular a los otros».

Domenico Borriello, un marino mercante loco por el Murcia

Este napolitano, marino mercante de profesión, se lanzó a comprar acciones del Real Murcia atraído por la historia del club. Recogió el pasado fin de semana su certificado que le acredita como accionista y tuvo la oportunidad de presenciar desde el palco de la Nueva Condomina, junto a su mujer y su hija, la victoria ante el Malagueño después de un fin de semana «inolvidable» en Murcia.

Más