El primer dilema del nuevo Murcia

Julio Algar, el pasado domingo, en el choque ante el Melilla. / javier carrión / agm
Julio Algar, el pasado domingo, en el choque ante el Melilla. / javier carrión / agm

El club grana decidirá en los próximos días si Algar sigue en el banquillo o se ciñe a la dirección deportiva

José Otón
JOSÉ OTÓN

Llegó para construir el Murcia del futuro desde los despachos, para hacer lo contrario que años anteriores habían realizado directores deportivos como Deseado Flores y Toni Hernández. Su misión: buscar jugadores baratos y con progresión en el fútbol español aprovechando los conocimientos adquiridos en sus años como colaborador en las canteras del Barça y el Espanyol. Fue su principal argumento y el de sus valedores, además de la defensa de un estilo de trabajo limpio, alejado de las agencias de representación que en los últimos años han dirigido al club grana en la sombra, endeudándolo con contratos, en su mayoría, inasumibles.

Dentro del Consejo hay partidarios y detractores del madrileño, que suma 11 puntos de 24 en sus 8 partidos como técnico de la primera plantilla

Pero Algar, que no contaba con un palmarés brillante como técnico, se tuvo que sentar, nada más aterrizar, en el banquillo del equipo grana para sustituir a Javi Motos. Al madrileño, al que le gusta estar a ras de césped, no le importó aceptar el reto, aunque en su hoja de servicios no estuviera entrenar a un equipo tan grande como el grana. Sus números en este Murcia de Segunda B no son despampanantes cuando falta una jornada para que acabe la liga regular. El Murcia siguió su marcha descendente y con él ha sumado 11 puntos de 24, a pesar de contar con una plantilla en la que están futbolistas como Hugo, Charlie, Maestre y Manel, entre otros, que quizá tendrían sitio en todos los equipos punteros de la Segunda B.

La continuidad de Algar como técnico

-
¿Por qué debe seguir?
1
Tiene toda la información posible sobre la plantilla y sería un ahorro para el club grana.
2
No ha puesto reparos para diseñar una plantilla con un presupuesto bajo y quiere seguir.
3
No se ha asustado a la hora de alinear canteranos con el primer equipo del Real Murcia.
-
¿Por qué no?
1
Ha sumado 11 puntos de 24 posibles y no ha sacado todo el partido posible a su plantilla.
2
Para algunos consejeros del club es incompatible ser técnico y director deportivo.
3
Sería contraproducente para animar a los murcianistas de cara a la campaña de abonos.

Su mayor logro: sacar un empate meritorio del Cartagonova y tumbar al Melilla cuando el equipo norteafricano se jugaba el título. Sus patinazos: no meter al Murcia en la siguiente edición de la Copa del Rey a pesar de tener puntos en juego de sobra para ello. Esta semana será clave para saber qué pasará con Algar y su continuidad en el banquillo, una opción que gusta a algunos de los consejeros y a otros no, y una decisión que urge para arrancar la nueva planificación. Una apuesta que tiene ventajas e incovenientes y que puede ser clave para el futuro de la entidad centenaria.

El técnico murcianista alude al cansancio y a la planificación en el inicio para justificar sus números

La decisión de que Algar siga siendo el entrenador grana y de que alterne este cargo con el de director deportivo es una de las primeras que debe tomar el nuevo Consejo del Murcia, que intentará dejar solventado el asunto en los próximos días. Como ventajas más evidentes que tiene Algar, sobresalen el conocimiento actual que tiene de la primera plantilla, el ambiente que se vive dentro del vestuario y el conocimiento sobre los futbolistas que deben seguir la próxima campaña. Si él continúa, el Murcia no deberá esperar a que llegue un nuevo técnico para conocer sus preferencias o estilo de juego.

El club se ahorra un sueldo

Además, como actualmente posee contrato como director deportivo, al club grana no le supondría mucho más esfuerzo contratarlo también como técnico del primer equipo. Algar ya ha manifestado que se amoldaría al presupuesto con el que contará el club la próxima campaña, que rondará los 700.000 euros brutos anuales, una cantidad de mitad de la tabla y con la que deberá hacer una gran temporada para terminar en los puesto de 'playoff'. Otro alegato en favor de Algar es su apuesta por los jugadores de la cantera y el poco miedo que ha demostrado a tirar de jugadores del filial jóvenes y con proyección. De hecho, también fue una de sus principales bazas para formar parte de la institución grana.

El Murcia barajará un presupuesto de 700.000 euros brutos para armar la primera plantilla

Pero al mismo tiempo existe otra corriente dentro del club que piensa que Algar debe diseñar el próximo Murcia, pero no debe dirigirlo. De hecho, una de las primeras tareas del nuevo director deportivo es negociar a la baja los contratos de los 11 futbolistas que no acaban vinculación, muchos de ellos altos, buscando una rebaja sustancial de los mismos o la rescisión. Una tarea de desgaste que puede resquebrajar las relaciones de Algar con algunos pesos pesados del vestuario. Dos cargos incompatibles ya que, si el equipo arranca mal la temporada y está lejos de cumplir el objetivo inicial, Algar debe destituirse a sí mismo, algo poco habitual.

Además, al no acabar la Liga con buenas sensaciones, la campaña de abonos podría verse afectada al no contar con un técnico con más reclamo, como Loreto, exgrana y segundo del Zaragoza, que ya ha tenido contactos con Algar para dirigir al Murcia en caso de que el madrileño se centrase solo en los despachos. Cabe recordar que Algar ha sumado solo 11 puntos de 24 posibles y no ha logrado meterse en la Copa del Rey, un objetivo que innegociable para un Murcia que, aunque el año que viene no fiche estrellas de la Segunda B o jugadores que bajen desde Segunda, tendrá la exigencia de pelear por el ascenso de categoría.

Duelo matinal en Sevilla

El Real Murcia se despedirá de la campaña 2018-19 midiéndose al Sevilla Atlético en la ciudad deportiva hispalense. Ambos conjuntos no se juegan nada y se enfrentarán el domingo, a las 11.30 horas, fuera del horario unificado del grupo IV.

Las vacaciones más largas en travesías por la Segunda B

El Murcia echará la persiana a la temporada el próximo fin de semana, aunque no está acostumbrado a marcharse de vacaciones tan pronto en los últimos años en los que ha militado en la Segunda B. En la temporada 2010-11, cuando Iñaki Alonso devolvió al club grana a Segunda, el Murcia terminó la Liga el 12 de junio tras acabar como campeón de grupo, ganar en la eliminatoria de ascenso al Lugo y jugar la ronda de campeones ante el Sabadell.

Tras el descenso administrativo acabó la temporada cayendo en el 'playoff' en primera ronda ante el Hércules, el 30 de mayo. Un año más tarde llegó hasta el mismo sitio eliminado por el Toledo (29 de mayo). Con Mir, en la campaña 2016-17, llegó hasta segunda ronda (11 de junio) mientras que el pasado ejercicio se fue de vacaciones el 26 de mayo.

Más