El primer disparo, directo al corazón

Mauricio García de la Vega, el lunes, en la sala de prensa de la Nueva Condomina./Vicente Vicéns / AGM
Mauricio García de la Vega, el lunes, en la sala de prensa de la Nueva Condomina. / Vicente Vicéns / AGM

De la Vega se reunió ayer con Iván Alonso para que el ídolo grana sea la imagen de su proyecto. El delantero uruguayo, que logró 49 goles en el Murcia de 2004 a 2009, podría volver incluso como jugador

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

Mauricio García de la Vega comienza a engrasar la maquinaria del nuevo Real Murcia. Tras su presentación oficial empieza a ejecutar movimientos, aunque aún no son visibles. Uno de ellos tiene que ver con el departamento de marketing y relaciones públicas. Y es que Iván Alonso, goleador del Murcia de 2004 a 2009, tiempo en el que logró 49 goles como grana, no fue un futbolista más. Ya el pasado verano el Murcia sondeó al uruguayo, pero las negociaciones no llegaron a buen puerto. Ahora el nombre de Iván Alonso vuelve a estar encima de la mesa para que el exjugador del River forme parte del club, ya sea como futbolista o en cualquier otra parcela de la entidad murciana.

García de la Vega, que conoce a Iván Alonso desde que ambos coincidieron en el Toluca, comió ayer con el uruguayo en la Plaza de las Flores de Murcia, en una cita en la que también estuvo presente Pedro Contreras, asesor de la entidad grana. La decisión de unirse al proyecto de García de la Vega depende ahora de un Iván Alonso que, con su llegada, removería el corazón y los sentimientos de cientos de murcianistas que dejaron de acudir a la Nueva Condomina hartos de los sinsabores de los últimos años de la 'era Samper'. A ellos va dirigida la nueva campaña de abonados que, bajo el lema 'Entre todos', tiene un objetivo pretencioso pero posible: que el Real Murcia pase de los 9.100 abonados que posee actualmente a 11.000, una cantidad que confirmaría al club como el rey indiscutible de la Segunda B.

Los precios oscilan desde los 150 euros que cuesta la tribuna preferente para los diez partidos que disputará el equipo de Salmerón en la segunda vuelta (destacan el del Cartagena y el Extremadura), a los 50 euros de los fondos. La grada lateral cuesta 60 euros, mientras que también hay a la venta un abono infantil a 30 euros para cualquier zona de una Nueva Condomina que este año tiene una media de asistencia de 6.200 espectadores.

De la Vega no necesita ser presidente para mandar, le basta con el 84% de las acciones

El mexicano comió ayer con Iván Alonso en la Plaza de las Flores y espera el 'sí' del charrúa

Los carnés para la segunda vuelta oscilan desde los 150 a los 50 euros de los fondos

Mauricio García de la Vega está estudiando qué forma jurídica y legal dará a su desembarco en la Nueva Condomina. Actualmente todavía permanece en vigor el antiguo Consejo presidido por Raúl Moro, con Miguel Martínez como vicepresidente, Deseado Flores como consejero delegado, Juan Merino, empresario extremeño amigo de Moro, y Gabriel Torregrosa. Todo podría cambiar con una simple reunión y una visita al Registro Mercantil. De momento, la única decisión que parece tomada es la continuidad de Deseado Flores como consejero delegado grana, un cargo de confianza que supone el acceso a las cuentas del club y poderes para realizar cualquier movimiento en nombre del Real Murcia. Flores fue clave en la llegada de García de la Vega y puede que su continuidad sea parte del pacto entre el empresario mexicano y Raúl Moro para la cesión de las acciones del club grana.

Tres formas de gobernar

Dados el panorama y la situación actual del club, García de la Vega podría tomar el poder de tres formas diferentes. Una de ellas es ser nombrado por el actual Consejo como presidente en puesto de Raúl Moro y dar después entrada a tres consejeros más de su confianza. En teoría, Moro y Juan Merino, al que trajo Moro para sustituir a Enrique López, deben abandonar el órgano de dirección del club. Falta por saber qué pasa con Miguel Martínez, presidente de las peñas, y Gabriel Torregrosa, abogado murciano que llegó en puesto de Stefan Settels. Curiosamente, tanto Martínez como Torregrosa estuvieron presentes en el choque que el Murcia disputó el pasado domingo en Écija acompañando a García de la Vega.

Iván Alonso estuvo en el river hasta el pasado junio.
El Real Murcia intentó su fichaje en el pasado mercado veraniego, pero al final no lo consiguió. El delantero uruguayo de 38 años ya jugó en el equipo pimentonero de 2004 a 2009, cumpliendo cuatro temporadas en Segunda y una en Primera, aunque, tras la entrada de la institución grana en concurso de acreedores, puso rumbo al Espanyol. Iván Alonso ha sido uno de los delanteros más importantes en la historia reciente de un club en el que marcó 49 goles. Tras jugar en el River Plate hasta el pasado mes de junio, podría recalar en el equipo grana para pelear en el césped o desde fuera.
Objetivo para la campaña de invierno:
pasar de los 9.000 a los 11.000 socios ‘Entre todos’ es el lema de la campaña de abonos que ha puesto en marcha el Real Murcia, coincidiendo con el arranque de la segunda vuelta de la Liga y la llegada de García de la Vega. Los precios para los 10 partidos de la segunda vuelta en casa son de 150 euros en tribuna preferente, 60 en la grada lateral y 50 en los fondos. Además, el club grana pondrá a disposición de los más pequeños un abono infantil por 30 euros válido para todas las ubicaciones del estadio. El club prepara, además, un abono para que las empresas puedan invitar a sus empleados a ir al campo.
El gestor mexicano perfila cómo estructurará su cadena de mando
El gestor mexicano aún no ha decidido al cien por cien qué cargo ocupará dentro del club grana. Con el poder que le ha otorgado Raúl Moro para disponer del 84% de las acciones a su antojo, el mexicano no necesita ser presidente para mandar, aunque tener la mayoría en el Consejo de Administración agilizaría muchos procesos. Mauricio García de la Vega también podría decantarse por ser director general de la entidad con plenos poderes y utilizar el Consejo solo como un grupo asesor, con mucha presencia murciana, que le asesore en los aspectos sociales y en los que necesite ayuda.

Si el gestor mexicano es nombrado presidente y en el Consejo siguen Deseado Flores, Miguel Martínez y Gabriel Torregrosa, aún quedarían cuatro plazas libres que podría rellenar García de la Vega con gente de su confianza, al estilo Jesús Samper, aunque también con más consejeros murcianos.

La segunda opción es que el Consejo, independientemente de quiénes sean sus miembros y su presidente, otorgue plenos poderes a García de la Vega y le nombre, por ejemplo, director general del Real Murcia. En este caso, aunque alguien representara al Murcia como presidente oficialmente, sería García de la Vega el verdadero jefe, junto a Deseado Flores, que también tendría poderes al ser consejero delegado. En este escenario Mauricio García no necesita ser consejero para ejercer el poder y podría utilizar al Consejo como simple órgano asesor (al estilo reunión de sabios), como ya dejó entrever en su presentación. García de la Vega tiene un poder notarial firmado por Raúl Moro que le permite manejar el 84% de las acciones del club, sea o no miembro del Consejo. En una hipotética Junta de Accionistas, y si el Consejo no siguiera las directrices del mexicano, este podría cargarse al Consejo.

La tercera posibilidad es que García de la Vega ejerza un poder 'informal' en el club, como el que mantuvo Raúl Moro en su año de mandato. El extremeño era presidente de un Consejo en el que había cuatro votos más. Moro ejercía el poder porque era el que ponía el dinero, y por lo tanto Deseado Flores, consejero delegado, ejecutaba todas sus órdenes. Aunque en este supuesto el Consejo y Deseado Flores tendrían más poder legal que García de la Vega, el gestor mexicano siempre podría recurrir a los tribunales para imponer su voluntad al poseer el 84% de las acciones. Un supuesto que, en teoría, no se dará ya que el propio Consejo ha sido el que buscó al mexicano, el único con capacidad económica para salvar el club.

Más

 

Fotos

Vídeos