Fútbol

El G-30, próximo escollo del Real Murcia

Javier Tebas. /Reuters
Javier Tebas. / Reuters

Tras llegar a un acuerdo con el Atlético Cerro de Uruguay, la entidad grana ya negocia con estos equipos, que forman su primer acreedor concursal

José Otón
JOSÉ OTÓN

Los miembros de las diferentes áreas económicas adjuntas al Consejo del Real Murcia trabajan a destajo para extingir la deuda concursal que vence el próximo mes de diciembre. Si el Murcia no llega a dicha fecha con un acuerdo de pago con los acreedores ordinarios, quedaría expuesto a lo que la jueza María Dolores de las Heras, titular del Juzgado de lo Mercantil 1 de Murcia, inste sobre la liquidación del club.

El Murcia está llegando a acuerdos de quita de la deuda (rebaja de gran parte de la misma) con los primeros acreedores ordinarios, aunque está negociando paralelamente con decenas de ellos. Ya hay empresas que han firmado sus acuerdos como el Grupo Orenes y Venta Alegría, al igual que futbolistas como Quique de Lucas y Richi, que también han dicho sí a la propuesta.

Para el Consejo todos los acuerdos son importantes, aunque uno de los últimos alcanzados, el cosechado con el Club Atlético Cerro de Uruguay, que era el segundo acreedor ordinario con una deuda pendiente de cobro de cerca de 3,2 millones de euros, puede suponer el definitivo punto de inflexión a la hora de alcanzar el equilibro patrimonial.

3,7 millones pendientes

La quita que ha hecho el club uruguayo ha sido un empujón para los directivos del Murcia, que siguen negociando con exjugadores, exproveedores y otros clubes. Pero si hay otro acuerdo que es vital para la salvación del Real Murcia es el del G-30, grupo de clubes de la Liga a los que el Murcia debe 3,7 millones. Una deuda que el club mantiene desde 2005, cuando Samper incumplió un contrato televisivo y fue condenado a pagar 5 millones por un laudo arbitral. El club grana ya pagó 1,3 millones en los dos primeros plazos concursales, pero no hizo frente al resto.

Tras el fallecimiento de Samper y gracias a la gestión de Abarca y su directiva, el Murcia consiguió el sí de este grupo (del que era apoderado Javier Tebas) para aprobar el último reconvenio (2016), pero ahora debe negociar una gran quita con cada uno de los miembros de este grupo, a excepción de entidades ya desaparecidas como el Ciudad de Murcia, el Salamanca y el Xerez. Los directivos granas ya están entablando conversaciones con muchos de ellos y consideran que las negociaciones van por buen camino.