Quejas de los aficionados por el intenso calor

A. GÓMEZ

El hecho de que el partido que disputaron ayer el Real Murcia y el Ibiza se jugara a las doce del mediodía provocó que los futbolistas se vieran obligados a realizar un gran desgaste físico. Durante el par de horas que se estuvo disputando el encuentro, los termómetros en la capital del Segura llegaron a alcanzar los 35 grados, lo que propició que muchos jugadores acabaran agotados. El calor fue uno de los factores más comentados a la conclusión del partido. Manolo Herrero, entrenador grana, argumentó que, en parte, las altas temperaturas contribuyeron a que se decantara por dar entrada a Armando por Corredera para que el primero asistiera en tareas de contención a un Sergio Maestre que acabó fundido por culpa del calor.

Curto también lamentó que el sofoco que hubo durante el partido disminuyó el espectáculo porque los jugadores terminaron muy cansados. Los aficionados también sufrieron el calor. A la conclusión del choque, muchos criticaron la situación en las redes sociales. Los que más se quejaron fueron los que estuvieron sentados en la tribuna preferente, donde escasea la sombra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos