Al Real Murcia le falta la guinda

Toril, en primer término, controla el balón, acosado por Iván Pérez, en un entrenamiento en el camping La Rafa de Bullas, el miércoles. / r. m.
Toril, en primer término, controla el balón, acosado por Iván Pérez, en un entrenamiento en el camping La Rafa de Bullas, el miércoles. / r. m.

El entrenador grana Adrián Hernández pide un jugador que haga de enganche entre el centro del campo y la delantera

SERGIO CONESAMURCIA

La plantilla del Real Murcia para arrancar la Liga en poco más de veinte días en casa del filial del Cádiz ya está casi completa, con la excepción de algún retoque que ponga la guinda al mercado de fichajes del conjunto grana. A la dirección deportiva pimentonera le queda por cerrar el capítulo de salidas, con el futuro de Armando y Víctor Curto por resolverse y encontrar un destino para los porteros Simón Ballester y Quique Cebriá. El primero de ellos está cerca de resolver su futuro y ayer ya no estuvo junto a sus compañeros en Bullas.

Esa guinda o pieza que falta en el engranaje del nuevo Real Murcia tiene un perfil determinado para el entrenador pimentonero, tal y como indicó el martes después de la victoria por cero a dos frente al Muleño en la tercera cita de la pretemporada. «Vamos a ver lo que sucede con Víctor [Curto] y quizás sí que busquemos un futbolista de alguna cualidad diferente. Hablamos de mediapuntas, dependiendo de lo que haga Víctor, y quizás lo que hace falta es un futbolista que ataque los espacios para que Josema, Legaz y el resto de jugadores que tienen la capacidad de asociarse muy bien tengan tiempo y espacio para jugar», dijo Adrián Hernández.

El jugador que está buscando en el mercado el Real Murcia es un enlace entre el centro del campo y el ataque, el tipo de futbolista que ayuda a conectar entre líneas buscando los espacios para asistir o generar ventajas para que sus compañeros generen peligro. Ahora mismo cuenta en la plantilla con delanteros como Chumbi y Alberto Toril, que son más jugadores de área, y Marcos Legaz, que también puede jugar en banda o como segundo punta. Incluso Álex Melgar, que ha llegado este verano al Imperial tras jugar con Adrián Hernández la temporada pasada en el Churra, podría contar con oportunidades en el primer equipo. Como extremos también están Josema Raigal, Peque e Iván Pérez. En el centro del campo las opciones para el técnico pimentonero son Juanma Bravo, Manolo, Juanra Martínez y Alberto Rodríguez. También Víctor Meseguer, aunque tendrá ficha con el Imperial, es una opción que puede acumular muchos minutos durante el campeonato por el rendimiento que está demostrando en pretemporada. Solo Alberto Rodríguez, que es un centrocampista de perfil ofensivo, tiene esas características que busca el entrenador pimentonero, pero se trata de un jugador joven y que llega de Tercera, por lo que no recae en principio sobre él la responsabilidad o el protagonismo en el ataque como titular indiscutible.

Depende de Curto

Al técnico del Real Murcia le gustaría encontrar a ese futbolista que aporte al equipo otras características y recursos entre líneas. Dependiendo de si finalmente Curto se queda, o no, el perfil podría variar un poco. Durante estos años del club grana en la categoría de bronce, Javi Flores fue uno de los jugadores que tuvo ese rol. También Chavero, que en ocasiones adelantaba su posición en el centro del campo e incluso caía a la banda como falso extremo. El año pasado Dani Aquino cumplió en muchos momentos con esa función para ayudar a su equipo a crear juego desde atrás y a la vez sorprender a la hora de marcar o asistir a sus compañeros.

La afición se impacienta con Armando

El 'culebrón' de la posible marcha de Armando del Real Murcia está haciendo que la afición se impaciente con el futbolista. El jugador sigue deshojando la margarita para decidir si se va cedido al Recreativo de Huelva de Alberto Monteagudo o acepta una rebaja en su salario para seguir en la capital del Segura por sexta temporada consecutiva. «Sea cual sea la resolución, que sea cuanto antes», comentaba ayer en las redes sociales un seguidor grana, ya harto de la actitud del murciano.