«El Real Murcia no puede ser un coche de 'renting' que cambie de manos cada año»

Concentración de aficionados del Murcia, el pasado 25 de marzo, en la Nueva Condomina. / guillermo carrión / agm
Concentración de aficionados del Murcia, el pasado 25 de marzo, en la Nueva Condomina. / guillermo carrión / agm

Las peñas estudian medidas contra Gálvez si no da la cara y soluciona los impagos que arrastra el club

José Otón
JOSÉ OTÓN

murcia. Son más de 3.000 y representan una de las fuerzas más vivas y activas del murcianismo. Su corazón es grana igual que el de los otros 8.000 abonados del Real Murcia, pero siempre están dispuestos a movilizarse, a hacerse notar. En el verano de 2014 no dudaron en convertirse en el principal motor de una manifestación que congregó a 5.000 murcianistas que recorrieron la Gran Vía de la capital de la Región pidiendo respeto para un club que, horas después, y también con cientos de murcianistas manifestándose en la sede de la Liga en Madrid, fue descendido administrativamente al grupo I de Segunda B.

En el verano de 2014 y en febrero de 2015 miles de murcianistas salieron a la calle para protestar por la mala gestión de sus directivos

A pesar de aquel duro golpe, en febrero de 2015 volvieron a la carga y, desde entonces, siguen velando por la continuidad de un club que ahora se encuentra en otra situación límite. Sobre todo porque Víctor Gálvez, el empresario que en abril alardeaba de «músculo financiero» no ha conseguido pagar ni la primera nómina del curso a la plantilla, debe cinco al resto de trabajadores, a las bases, y debe dinero a la Federación y a muchos proveedores.

Los números

3.397
son los peñistas del Real Murcia en el Fondo Sur, según la última Junta de la Federación de Peñas.
5.000
murcianistas se manifestaron el 6 de agosto de 2015 en la Gran Vía tras el descenso administrativo.

El Murcia es una olla a presión a punto de estallar y los peñistas están alerta, preparados para una nueva batalla: «Estamos expectantes. Valorando, observando la situación y tomando posiciones. Los Gálvez, al principio, hicieron lo que no habían hecho los anteriores, pero ahora nos tienen preocupados», dice Simón Gambín, presidente de la Peña Pimentonera, creada en 1999 y una de las fundadoras de la Federación de Peñas. «Buscar un solo culpable ahora es complicado, pero el que ha provocado este incendio ha sido Raúl Moro», añade Gambín.

Las reacciones de las peñas

Simón Gambín. Peña Pimentonera
«Estamos expectantes, observando y valorando lo que está pasando en el club. Todo esto es muy triste. Lo que están haciendo los Gálvez nos tiene muy preocupados»
Patricio Martínez. Peña El 21 Grana
«En 2014 los murcianistas nos echamos a la calle porque quiso la gente. Ahora ya llegamos tarde. Nos falta personalidad e independencia para dar un puñetazo en la mesa»
Toni Blanco. Peña Santiago y Zaraíche
«Se nos va la situación de las manos, hay que actuar. Hay que mirar a los ojos a los Gálvez y que nos digan qué hacen. Lo que diga Toni no vale nada. Hay que manifestarse ya»

Patricio Martínez es otro de los peñistas más antiguos. Perdió las últimas elecciones de la Fepemur pero su peña, El 21 Grana, es de las más influyentes: «Esta situación se veía venir. Desde que falleció Samper comenzó esta dinámica que ha convertido el Real Murcia en un coche de 'renting' que cambia de manos cada año. Todos los que vienen nos cuentan mentiras y son especuladores», asegura una de las voces más críticas del murcianismo. «Mauricio dijo que venía a gestionar y con grandes ideas, pero el Murcia necesita dinero. Los Gálvez han venido a especular. Han adelantado dinero pero luego lo han recogido. No han puesto el dinero que dicen. Si fuera así, entre lo que dicen que han puesto y lo recaudado desde el verano, el Murcia no tendría estos problemas».

«Tomaremos medidas urgentes si las cosas no cambian», dice Guzmán, presidente de las peñas

Martínez entiende que el murcianista tiene miedo y que por eso le cuesta alzar la voz: «La gente, por miedo, se ha agarrado a un clavo ardiendo. Las movilizaciones llegan muy tarde, aunque hay que hacerlas. En 2014 nos echamos a la calle porque lo quiso la gente, los murcianistas. Pero en las peñas falta independencia y personalidad para dar un puñetazo en la mesa». El presidente de la peña El 21 Grana también apunta a los políticos de la ciudad: «Moro y Gálvez tenían antecedentes, era evidente, y no los vieron. Los políticos deben hacer algo, están muy cómodos. Que se mojen y planteen un proyecto serio. Murcia está con el Real Murcia, un club con 11.000 abonados. El Ayuntamiento es el que debe ofrecer un proyecto serio a un empresario, profesional, y no abrir la puerta a otro especulador».

Quieren las cuentas claras

Toni Blanco, presidente de la Peña Santiago y Zaraíche, es otro de los fundadores del actual movimiento peñista y también sostiene que las peñas se tienen que movilizar: «Evidentemente hay que hacer algo. Hay cosas que no me entran en la cabeza. Hace un mes Gálvez decía que tenía dinero de sobra para gestionar el Murcia. Él sabía perfectamente que iba a llegar este momento, por eso no me cuadra lo que está pasando. Por lo recaudado tiene que haber dinero para afrontar los pagos, pero creo que Gálvez ha recuperado lo que ha puesto. Que nos pidieran 50.000 euros en verano nos dejó descolocados. Las explicaciones de Toni Hernández no se entienden, ya no nos valen para nada».

Antonio Ruiz: «Si el club no llega a un acuerdo con Hacienda, los políticos no van a poder intervenir»

Blanco también es de los que piensa que hay que actuar: «Hay que movilizarse, he puesto un whatsapp en el grupo de los presidentes de las peñas diciendo que hay que reunirse urgentemente con Gálvez y toda su junta directiva, mirándonos todos a los ojos. Que nos digan lo que quieren hacer. Esto se nos va de los manos y hay que actuar».

El sentir del resto de las peñas es similar. Nadie se explica porqué el Real Murcia está siempre en el ojo del huracán: «Estamos un poco desconcertados, no sabemos qué pensar. Pero claro que tenemos que movilizarnos», asegura Mariano Morales, cabeza visible de la Peña Grana de Beniel. Antonio Ruiz, de la Peña Región del Murcia, afina en la relación de los políticos con el Real Murcia: «Mientras que la actual directiva no llegue a un acuerdo con Hacienda es complicado que los políticos puedan hacer algo. Se tendrían que apartar los que están para que pudiera intervenir de verdad el Ayuntamiento», dice.

Compromiso con el escudo

Pablo Guzmán, presidente de la Federación de Peñas y de la Peña Región Grana, no piensa frenar ningún movimiento destinado a salvar al Real Murcia: «Las reuniones están en marcha. La Federación de Peñas está trabajando y hablando con todos los implicados. En función de lo que pase en las próximas horas tendremos que tomar medidas urgentes. Adoptaremos las medidas que sean necesarias en total acuerdo con lo que digan nuestras peñas. Tenemos un compromiso con el Murcia y con su escudo, estamos muchos años sufriendo. Los jugadores deben cobrar, igual que los empleados».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos