Otro revés para Víctor Gálvez

Los jugadores del Real Murcia se dirigen al aparcamiento de Cobatillas, ayer, donde protestaron por las falsas promesas de Gálvez. / N. GARCÍA / AGM

La plantilla del Murcia pide al oriolano que «cumpla su palabra» y pague las nóminas

José Otón
JOSÉ OTÓN

La permanencia de Víctor Gálvez al frente del Real Murcia parece cada vez más complicada. Después de su enfrentamiento con los aficionados el pasado domingo y la protesta de los futbolistas sobre el césped de la Nueva Condomina, bochorno del que se hicieron eco los medios nacionales, ayer fueron otra vez los jugadores de la primera plantilla los que se plantaron, durante unos minutos, para denunciar otra vez su situación y la de los empleados de la entidad. Una vuelta de tuerca más a una situación insostenible que puede estar muy cerca de estallar del todo.

Los jugadores revelan la «gravedad» de la situación y De la Vega da un paso adelante: «Resolveremos los impagos en cuanto entremos en el club»

De hecho, minutos antes de la convocatoria para la lectura del comunicado, los futbolistas del plantel y Roberto Cases, secretario del Consejo de Víctor Gálvez, mostraron públicamente sus desavenencias. Sobre todo cuando el hombre de confianza del oriolano abrió bruscamente una de las puertas correderas de la zona privada de los futbolistas cuando estos estaban detrás esperando a salir en grupo a leer el comunicado. El gesto de Cases hizo que los jugadores, que esperaban para salir, quedaran a la vista. La reacción de Charlie Dean cerrando con vehemencia la referida puerta mientras miraba desafiante al consejero grana, es una muestra más de que no hay 'feeling' entre los jugadores y el núcleo duro de un presidente que les firmó grandes contratos y que no ha pagado aún una sola mensualidad de este año.

La mala relación, acrecentada por los intentos baldíos de Gálvez por abortar la protesta del domingo y la lectura del comunicado de ayer, demuestran que el Murcia está en un atolladero, que la relación entre los jefes y los empleados está rota y que todo se puede desmoronar en cualquier momento. Y más, teniendo en cuenta que Gálvez ya ha dicho que no habrá dinero hasta después de la ampliación de capital que acaba el 25 de noviembre. A ningún jugador se le pasa por la cabeza permanecer hasta esa fecha sin ver un euro. La mala relación es tal que, aparte de vetar a un Toni Hernández que ha quedado retratado debido a los discursos de hace unas semanas, los futbolistas tuvieron que leer su comunicado en el aparcamiento exterior de las instalaciones de Cobatillas, un gesto que sentó mal en un vestuario que ya no aguanta más mentiras.

El comunicado de la plantilla

Promesas incumplidas
«Hemos tenido mucha paciencia desde que arrancó la temporada. Llevamos tres meses sin cobrar y la situación ya es insostenible»
La protesta ante el Talavera
«Nos vimos obligados a hacer un plante para dejar constancia de la gravedad de una situación que no merece vivir el Real Murcia»
El cobro de las nóminas
«Esperamos que el presidente cumpla con su palabra y se haga cargo de la deuda con los futbolistas y empleados»
Empleados del club
«Es más complicada que la nuestra. Agradecemos su profesionalidad diaria y nos solidarizamos con ellos»
No tiran la toalla
«Seguiremos defendiendo y honrando esta camiseta, ya que detrás hay una ejemplar afición a la que no podemos defraudar»
Bien asesorados
«La AFE ha estado siempre con la plantilla, ha mantenido reuniones para encontrar una buena solución para todos»

Los futbolistas, como reconocieron ayer en su comunicado, se encuentran a una semana de acumular tres mensualidades pendientes, momento en el que cualquiera de ellos podrá solicitar a la Federación Española que abra un procedimiento para que, si el club no les paga de una tacada dichas nóminas vencidas, puedan quedar libres y reforzar a otro equipo que tenga fichas senior y sub 23 libres. Incluso podrían salir en el futuro mercado invernal. Una ventana para los futbolistas descontentos que puede perjudicar en lo deportivo a un Murcia que pinta bien en lo deportivo, pero que se puede resquebrajar aún más con el paso de los días.

Mensaje contundente

Mauricio García de la Vega sigue presionando a Víctor Gálvez para que abandone el club. El mexicano está dispuesto a hacerse cargo de las nóminas pendientes de trabajadores y empleados: «Tenemos una estimación de los gastos, y aunque no conocemos exactamente la gestión de este Consejo, vamos a cumplir con todo. La plantilla es muy competitiva y nuestro objetivo es conservarla. Entiendo que los jugadores no pueden hacer más. Los impagos es un tema que vamos a resolver en cuanto inscriban mis acciones en el libro de socios», asegura.

A García de la Vega le reconforta la seriedad que está mostrando el vestuario: «Ese gesto refleja la unidad que hay en el grupo y eso muy importante en los equipos ganadores. Y también la solidaridad que han mostrado con los trabajadores, que es lo más urgente que hay que resolver». El mexicano pide cuentas a Gálvez: «Queremos que nos diga dónde están los ingresos de los abonos, de la publicidad, de los conciertos y de los partidos del año anterior».

Las pulseras para ayudar a empleados y jugadores se venden bien

La venta de las pulseras con la leyenda 'SOS Real Murcia' marcha viento en popa. En s olo 24 horas la Federación de Peñas recibió 13.000 peticiones. La finalidad: reunir dinero para ayudar a empleados y jugadores. Llegaron peticiones de toda España e Inglaterra. También se vendieron en la Plaza Belluga.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos