Fútbol | Real Murcia

El rival al que casi todos ganan

Manel intenta marcharse de Engonga en el choque de ayer. / nacho garcía / agm
Manel intenta marcharse de Engonga en el choque de ayer. / nacho garcía / agm

Llegaba el Almería B tras sumar solo 2 puntos lejos de casa en la ocasión ideal para que el Murcia diera una alegría a su gente, pero ni por esas

José Otón
JOSÉ OTÓN

Las bromas, el buen ambiente y las licencias que, a veces, se toma Julio Algar con sus futbolistas, no son suficientes para que el Real Murcia juegue un partido digno en la Nueva Condomina. Ante el Almería B la tarde fue otra vez plomiza y gris, a pesar de que el sol bañaba el estadio grana, el césped estaba en perfecto estado y se daban todos los condicionantes apropiados para que el conjunto grana obsequiara a su afición con un buen partido. Pero, pese a tener todo a favor, incluido un equipo en el otro lado que solo había sumado hasta ayer 2 puntos en los 18 partidos que había jugado lejos de su estadio, volvió a meter la pata.

0 REAL MURCIA

Mackay, José Ruiz, Hugo Álvarez, Charlie Dean, David Forniés, Sergi Maestre, Armando, Miguel Díaz (Curto, min. 62), Henrique (Miñano, min. 69), Chumbi y Manel Martínez (Bertomeu, min. 85).

0 ALMERÍA B

Jero Lario, Navas, Dani Hernández (Manu Moñino, min. 53), Alonso, Igor Engonga, Mario Abenza, Lin, Tomás (Youness, min. 63), Sergio Pérez (Toril, min. 74), Dani Albiar y Javi Moreno..

Árbitro
Álvaro Varón Aceitón ( Comité balear). Auxiliado por Lobón García y Bestard Servera. Mostró tarjeta amarilla a Dani Albiar, Chumbi, Alonso, Mario Abenza, Hugo Álvarez, Sergi Maestre, Toril y Forniés.
Incidencias
Jornada 35 del Campeonato Nacional de Liga en el grupo IV de Segunda B. Tarde soleada, terreno de juego en perfectas condiciones para jugar al fútbol. Junto a José María Almela, presidió el choque Ricardo Martínez, vicepresidente del Almería. En los prolegómenos del partido se rindió homenaje a Isabel López, Reina de la Huerta 2019, además de a los voluntarios granas que han ayudado al Real Murcia en los últimos meses. En el descanso los equipos de la factoría grana recibieron el reconocimiento de la grada dando una vuelta al terreno de juego de la Nueva Condomina.

No ganó, pero tampoco hizo méritos suficientes para llevarse la victoria. Apenas creó dos o tres ocasiones de gol ante un equipo joven que esta temporada, en 34 jornadas, había recibido 56 goles. Todos se dieron un festín ante el filial rojiblanco, menos el Murcia de Algar. Empate a nada en una tarde en la que el equipo grana podía haber asegurado su permanencia matemática en la categoría de cara a jugar las últimas tres jornadas con total tranquilidad, otorgándole un papel principal a los canteranos que la próxima campaña deben tener más peso en el nuevo Murcia.

Los aficionados granas despidieron a su equipo con pitos tras noventa minutos sórdidos, en los que Algar fue incapaz de encontrar soluciones

Pero, a pesar del incentivo, el grana volvió a ser un equipo torpe, incapaz de generar ocasiones de gol desde su centro del campo, transparente, previsible y timorato la mayoría de las veces. Un equipo que solo es capaz de agarrar victorias fuera de casa pero que castiga a sus aficionados cada quince días con el peor fútbol que se ha visto en la Nueva Condomina desde que está en su nuevo estadio.

El Almería B tuvo dos claras ocasiones en la primera parte, pero a Sergio Pérez le faltó puntería para marcar

Ahora se plantea cómo gestionar la situación de los 14 futbolistas que tienen contrato con el club grana para la próxima campaña y que, a pesar de las rebajas que hicieron algunos en sus contratos, están fuera de órbita para una entidad que, a falta de sumar los puntos necesarios para asegurar la permanencia, debe decidir qué tipo de equipo quiere para el próximo curso y cuál es su plan para hacer lo mismo que rivales como el Recreativo de Huelva, Melilla o Badajoz esta temporada: pelear por el ascenso a Segunda sin incrementar su deuda, tirando con gente con experiencia en Segunda B y hambre por llegar al fútbol profesional, virtudes de las que carece el actual Real Murcia.

Henrique, que fue titular, dejó algunos destellos para la grada, pero no fue un jugador determinante

En la primera parte el Real Murcia no hizo más méritos que su rival para ganar el partido. Sergi Maestre, que volvía tras una sanción, sustituyó a Juanma Bravo en el centro del campo, mientras que Henrique debutaba como titular en el equipo grana. La primera gran ocasión del partido la inició Chumbi, que asistió a Manel en el área pequeña. El delantero grana, tras deshacerse de su rival, estrelló el balón contra el guardameta Jero Lario. Forniés también se mostraba incisivo ante un Almería B tímido que poco a poco comenzó a tener el balón y a crear problemas a la defensa grana. De hecho, el rival grana, ya descendido, comenzó a generar ocasiones.

La primera, un balón muerto en el área que Tomás no llegó a rematar. Un minuto más tarde, a los veinte minutos de juego, fue Sergio Pérez el que mandó un disparo por encima del larguero de la portería de Mackay, cuando el meta grana era el único obstáculo para que los almerienses se adelantaran en el marcador. El Murcia se despertó sacudido por las dos ocasiones del rival y gracias a Forniés volvió a disparar sobre la portería de Jero Lario. El campo parecía más inclinado hacia la meta visitante, pero un error de Hugo Álvarez, que cedió mal el balón a Mackay, habilitó a Sergio Pérez, que no supo definir ante el meta grana.

En la segunda mitad el equipo de Julio Algar volvió a saltar con chispa. A los siete minutos disfrutó de un disparo de Chumbi pegado al palo y de un cabezazo de Charlie Dean desviado, pero poco a poco su fuerza se fue apagando. La Nueva Condomina volvía a tragarse otra tarde de fútbol gris, plomizo, carente de energía. Algar metió sobre el césped a Víctor Curto, agrupando a tres delanteros sobre el césped, aunque el problema de su equipo era de falta de imaginación a la hora de construir el fútbol, de generar ocasiones desde el centro del campo, labor que ni Armando, ni Miguel Díaz ni Maestre eran capaces de llevar a cabo. Solo Curto dispuso de una ocasión en el tramo final de otro partido triste para un Real Murcia que es un desastre en la Nueva Condomina y que ayer volvió a demostrar su incapacidad ante el colista del grupo IV, el mejor de los rivales posibles para haber dado un premio a su afición.

Al menos, el Real Murcia tendrá la oportunidad de redimirse dentro de dos semanas ante un Melilla liderado por Héber Pena, el último visitante en la Nueva Condomina en una temporada que será difícil de olvidar para los aficionados granas.