Las tarjetas rojas ahogan al Murcia

Las tarjetas rojas ahogan al Murcia

Los árbitros han echado a seis jugadores granas en 27 jornadas, dos más de los que expulsaron en toda la temporada pasada

José Otón
JOSÉ OTÓN

A todos los problemas que sacuden a la plantilla del Real Murcia hay que añadir uno más. La cantidad de tarjetas amarillas y rojas que ven los futbolistas granas esta temporada, sobre todo en la segunda vuelta de la competición. Una herida que se ha hecho más dolorosa justo cuando el equipo grana peor marcha en lo deportivo, lo que viene a agravar el hecho de que la plantilla murcianista sea más corta de lo normal, tras los recortes del pasado mercado invernal.

La falta de efectivos con ficha profesional y la gran cantidad de ausencias que generan las expulsiones y los ciclos de cartulinas que los futbolistas deben cumplir se lo ha puso muy difícil a Herrero en las últimas semanas, y desde la pasada a Javi Motos, el técnico interino que sustituye al jienense.

Además de Maestre, Hugo, Forniés, Charlie y Miñano, Alfaro se fue antes de tiempo ante el Melilla, pese a que estaba en el banquillo

Lo peor del dato es que una gran parte de las tarjetas vistas por los futbolistas granas eran evitables, y más cuando ha llegado por la frustración por la derrota o la incapacidad de un equipo al que en las últimas semanas le está costando ganar los partidos.

En el Recreativo de Salmerón, cuarto en la tabla, ningún jugador dejó a su equipo en inferioridad en lo que va de campaña

Sin ir más lejos, para el choque del próximo domingo en Talavera de la Reina Javi Motos no podrá contar ni con David Forniés ni con Miñano. El primero, que fue expulsado el pasado 17 de febrero con roja directa en el duelo contra El Ejido por hacer una dura entrada a un rival cerca del área almeriense, se perdió el partido siguiente frente al San Fernando. Estaba apercibido y tras cumplir el partido por dicha expulsión volvió a estar disponible para Motos el pasado domingo, aunque se mantenía a una tarjeta de cumplir el ciclo de cinco.

Lejos de controlarse, Forniés vio la amarilla que le faltaba y no podrá viajar a Talavera. Una pérdida importante para Motos al tratarse de uno de los futbolistas con más calidad en la plantilla y el defensa más desequilibrante en ataque de toda la plantilla grana.

Lo de Miñano el pasado domingo fue peor aún, ya que después de ver una tarjeta amarilla en el minuto 32 en el choque contra el Marbella, entró en una discusión, con el juego parado y sin balón, con Javi Añón, futbolista del Marbella. Además, lo hizo en el minuto noventa, cuando el partido llegaba a su fin. El jugador del equipo malagueño, que acababa de entrar al campo, vio amarilla por este incidente y el centrocampista grana también, aunque en el caso del jugador del Murcia se trató de la segunda amarilla y fue expulsado. Miñano, que no termina de encontrar la regularidad esta temporada por las lesiones, tenía una oportunidad de oro de afianzarse en el equipo titular, pero tampoco estará en el vital duelo ante el Talavera el próximo domingo.

Tres expulsiones seguidas

En el último tramo de Liga, en el que el Murcia no gana, las tarjetas tienen más importancia si cabe. El Murcia ha acabado con diez futbolistas sobre el campo en los tres últimos partidos. Además de Miñano, expulsado en la última jornada, y Forniés, expulsado hace tres, Charlie Dean también vio la roja directa en el duelo ante el San Fernando del 24 de febrero, que fue el último de Manolo Herrero como técnico grana. Eso sí, el defensa inglés, en un fallo colectivo de la defensa murciana, se llevó la peor parte, ya que paró con el brazo un disparo a quemarropa de Bruno Herrero que iba a acabar en gol.

Las otros futbolistas granas que han visto tarjeta roja esta temporada han sido Maestre, en la tercera jornada de Liga en Badajoz, y Hugo Álvarez, que fue el siguiente en verla curiosamente también contra el Badajoz pero una vuelta más tarde, en el choque de la segunda vuelta contra el equipo pacense. Un dato que evidencia que las tarjetas rojas no perjudicaron al Real Murcia en la primera parte de la competición como lo están haciendo en la segunda. Un total de 5 tarjetas rojas en 27 partidos en la que hay que sumar la que vio Jesús Alfaro en la última jornada antes del parón navideño. Fue en el Melilla-Real Murcia de la primera vuelta, aunque el sevillano estaba en el banquillo y no dejó a su equipo en inferioridad. Además, la sanción la cumplió en el Hércules, equipo en el que recaló en enero.

Que las rojas están lastrando al Murcia se ve en la tabla. Sobre todo mirando a los cuatro primeros. El Cartagena y el UCAM han sufrido cuatro expulsiones cada uno en 27 jornadas (dos menos que el Murcia), el Recreativo de Salmerón, tercer clasificado, no ha sufrido ninguna en lo que va de temporada. El Melilla, cuarto en la tabla, solo ha sufrido una. Fue cuando perdió a su defensa Lolo Garrido. El equipo grana acumula, a falta de once jornadas, más tarjetas rojas que la media en los últimos años, un enemigo más en el tramo más importante de la temporada.

Mirando por el retrovisor, el Murcia recibió un total de 4 tarjetas rojas en toda la temporada pasada. Las vieron Álex Ortiz (2), Santi Jara y Elady. En la temporada 2015-16 el número de rojas recibidas por el Murcia en toda la Liga fueron 5, una menos de las que lleva ahora mismo, mientras que un año antes, con el Real Murcia recién descendido a Segunda después del verano de 2014, fueron solo 4 las tarjetas rojas que vio el Murcia de Aira.

La campaña de las 11 rojas

La campaña que más se parece a la actual, y que podría acabar de la misma forma de seguir con esta progresión, sería la 2016-17, la que empezó con Paco García en el banquillo y acabó con Vicente Mir, y en la que el club grana fue de los equipos más tarjeteados en el fútbol español, ya que acumuló 11 tarjetas rojas. Diego Benito, Adri Cruz y Golobart vieron la roja por partida doble, mientras que José Ruiz, Fran Morante, Armando, Elady y Diego Rivas la vieron una sola vez.

Más