Transparencia y mesura económica

El nuevo Consejo grana formado por Enrique Baeza (suplente), Francisco Miró, Francisco Cobacho, Chema Cano, Álvaro Ruiz, José María Almela, Francisco Tornel, Gabriel Torregrosa y Francisco Moreno. / Edu Botella / AGM
El nuevo Consejo grana formado por Enrique Baeza (suplente), Francisco Miró, Francisco Cobacho, Chema Cano, Álvaro Ruiz, José María Almela, Francisco Tornel, Gabriel Torregrosa y Francisco Moreno. / Edu Botella / AGM

Chema Cano, Paco Miró, Francisco Moreno y Álvaro Ruiz se unen a la directiva de Almela, ratificada por el 98% de los votos El nuevo Consejo se marca un reto: llegar al mes de junio con todo pagado, algo inusual hasta ahora

ALBERTO GÓMEZ

murcia. El Real Murcia vivió ayer una cita histórica con la celebración de la sesión extraordinaria de su Junta de Accionistas en la que se aprobó el nuevo Consejo de Administración que guiará los pasos de la sociedad grana. Con respecto a la etapa que se inició en noviembre de 2018, con la entrada en el club de los representantes de la Parmu (plataforma de apoyo al Murcia), continúan en el Consejo el presidente José María Almela, quien salvo sorpresa seguirá ocupando este cargo, el vicepresidente, Gabriel Sánchez Torregrosa, y los consejeros Francisco Tornel y Francisco Cobacho.

El que sale del Consejo es Higinio Pérez, hasta ahora secretario. Por su parte, entran al máximo órgano de poder pimentonero Chema Cano, Francisco Moreno, Francisco Miró y Álvaro Ruiz, por lo que el Consejo del Murcia se amplía hasta los 8 ocupantes. Hasta el momento, tenía 5. La nueva composición del Consejo recibió el apoyo del 94,81 por ciento de los accionistas que se dieron cita en el hotel Nelva de Murcia.

En total, a la junta acudieron 369 accionistas. Fueron 1.340 los que estuvieron representados por medio de delegaciones. En cuanto al capital social, se reunieron 578.000 euros de los 1,5 millones que forman en la actualidad el capital pimentonero. Se agruparon 9.000 euros más del capital que los reunidos en la primera convocatoria, que no se pudo llevar a cabo por falta de 'quorum' (representación del 51 por ciento del capital de la sociedad).

Higinio Pérez, secretario del Consejo hasta ayer, es el único directivo que ha decidido no continuar

El reparto de los cargos entre los integrantes del nuevo Consejo de Administración del Murcia será una cuestión que se abordará en la próxima reunión que mantendrán los consejeros, una cita para la que todavía no existe una fecha cerrada.

Medio millón para junio

En el apartado financiero, Emilio García, miembro de la comisión económica de la Parmu, señaló que para completar la cobertura presupuestaria de la presente temporada el Murcia necesita ingresar 500.000 euros, cantidad con la que atenderá los compromisos de pago con jugadores y empleados y demás gastos del ejercicio que debe afrontar.

Para conseguir el dinero suficiente para evitar que el Murcia pase apuros económicos para cerrar la presente temporada, el equipo grana pondrá el foco en las empresas. Con ellas, buscará cerrar patrocinios y alcanzar acuerdos publicitarios que otorguen ingresos al club con los que hacer frente los pagos pendientes.

El Consejo del Murcia busca el millón de euros recaudado por los abonos y los ingresos de la cantera

En los mismos términos, el presidente Almela aclaró que «todavía no tenemos un acuerdo con Hacienda», cuestión que el Murcia deberá lograr para que un futuro ascenso a Segunda no quede sin materializar por no cumplir con los requisitos económicos que exige la Liga para competir en el futbol profesional. El hecho de que desde el club pimentonero se hayan comenzado a asumir los gastos sociales tras una década sin hacerlo es un gesto que el presidente murcianista destacó que ayudará a que las relaciones con la Agencia Tributaria se normalicen por completo.

Dentro de su informe '100 días de gestión', Almela señaló como retos futuros la aprobación del convenio de uso de la Nueva Condomina con el Ayuntamiento, aspecto que puede quedar aprobado en el Pleno del 28 de febrero, recobrar el equilibrio patrimonial del club y reestructurar la deuda que mantiene el club tanto con sus acreedores como la que se incluyó en el reconvenio que expirará el último día de 2019.

Tornel también fue claro: «No hay ningún pacto con los Gálvez. Defendemos los intereses del Murcia». Tornel y Almela aseguraron que en el club no hay constancia de dónde fueron a parar los 781.000 euros de la campaña de abonos, así como los 228.000 euros de las bases. El Consejo asegura que depurarán responsabilidades en los tribunales.

Más