Tras otra deliberación... Javi Motos

Almela y miembros de la Parmu, que ayer decidieron mantener a Motos. / alfonso durán / agm
Almela y miembros de la Parmu, que ayer decidieron mantener a Motos. / alfonso durán / agm

La mala imagen en Talavera no acaba con el crédito del joven técnico, que seguirá en el Murcia

José Otón
JOSÉ OTÓN

murcia. Para la directiva que preside José María Almela la faceta deportiva se está convirtiendo en un auténtico quebradero de cabeza. Desde su llegada al club grana, los miembros de la Plataforma de Apoyo al Real Murcia han triunfado en todos los frentes, menos en el del balón. Las cosas han salido rodadas en lo social, donde resucitaron una ampliación de capital que estaba muerta, con 2.700 euros ingresados, y en la que acabaron reuniendo 1,3 millones de euros que sirvieron para salvar al club grana de la liquidación. Pusieron al Murcia en los telediarios e hicieron recuperar la fe a miles de murcianistas que volvieron a confiar en una salvación que semanas antes de su llegada parecía más que imposible.

Tras hora y media de debate, el Consejo descarta fichar a Adrián Hernández, Pichi Lucas, Eloy Jiménez o Josico, nombres que estaban encima de la mesa

Con la campaña 'SOS Real Murcia', llevada a cabo por las peñas granas y por murcianistas que decidieron arrimar el hombro sin llevarse nada a cambio, consiguieron despertar la llama grana y llevar a un histórico como el Murcia a casi cien países del mundo donde ahora el club grana tiene accionistas. En el plano económico la entidad centenaria también ha despertado y ha vuelto a ser respetada después de que sus dirigentes hayan afrontado pagos con las administraciones públicas, diez años después de que Jesús Samper lo hiciera por última vez. Y además han satisfecho cantidades pendientes con proveedores que habían sufrido los impagos constantes de las directivas anteriores.

Después de pagar nóminas pendientes con jugadores y empleados del club, están cerca de firmar una nueva cesión de uso de la Nueva Condomina con el Ayuntamiento que libererá al club de un gasto anual cercano a los 500.000 euros que lastraba su futuro inmediato en Segunda B. Además, judicialmente, están peleando contra García de la Vega, el CSD y la Federación Murciana defendiendo la legalidad de la ampliación y la no inscripción del mexicano como máximo accionista. Todo perfecto, aunque paralelamente a los éxitos fuera del césped, el balón dejó de entrar en la portería rival.

En la decisión tomada ayer ha pesado la grave situación del club, que va a lanzar un SOS en los próximos días

Sin apenas experiencia en el mundo del fútbol a nivel profesional, los profesionales que en matería económica o jurídica, entre otras, están llevando al club, no han sabido cómo reaccionar. Tras varias semanas de malos resultados deportivos todavía no han dado con la tecla para frenar la hemorragía de puntos y el abatamiento de una afición que ha dejado de ir al estadio grana. Tras el duro recorte ejercido en la plantilla en el pasado mercado invernal, el equipo grana comenzó a diluirse con el paso de las semanas. Y su juego, más. La primera víctima fue Manolo Herrero, y la segunda Pedro Cordero, que dejó la entidad murciana una semana después. Incluso Juanma Valero, que había sido designado como responsabel del área de Fútbol, decidió abandonar al sentirse poco escuchado. La directiva murcianista estaba obligada a tomar decisiones drásticas para relanzar lo deportivo y hacer, a su vez, que funcionara también lo económico. Como si de un silogismo se tratara, un equipo que juega bien al fútbol y logra goles, atrae más gente al campo y las empresas, consiguientemente, apuestan más por la publicidad y por ayudar al club. En la búsqueda de soluciones atractivas y además baratas para el club, el Murcia decidió situar a Javi Motos, técnico del Imperial, como técnico del primer equipo. A pesar de sus 30 años y su falta de experiencia en la Segunda B. Pero la solución interina, de momento no ha funcionado y las jornadas sin ganar se acumulan.

El vestuario está con Motos, pese a su edad y escasa experiencia en la Segunda División B

Tras sumar un punto en dos jornadas y ofrecer una triste imagen en Talavera, ayer la directiva grana se enfrentó a otra decisión dífícil: abortar el 'experimento Motos' o seguir con la apuesta. Pero tras más de una hora y media de reunión el Consejo grana, apoyado por algunos de los jefes de las diferentes áreas de trabajo del club, ha decidido mantener su apuesta una semana más. Y eso que solo faltan diez para el final de la Liga y el Murcia no emite señales positivas.

Situación de emergencia

Ni Adrián Hernández, ni Josico, ni Eloy Jiménez, ni Pichi Lucas. La directiva de Almela ha escuchado al vestuario, que pedía que siguiera Motos, y no tomará ninguna decisión, de momento. Quizás parece lo más lógico antes de la llegada del nuevo director deportivo, que en teoría debería tomar la decisión sobre quién será el entrenador del Real Murcia en un futuro cercano.

En la decisión de seguir confiando en Motos hay un gran componente económico ya que la actual directiva lucha para seguir manteniendo en pie a un enfermo al que no paran de sacudirle los embargos. De hecho, representantes del área económica del club darán mañana una rueda de prensa para pedir auxilio y explicar la actual situación de la entidad, dónde está invertido el dinero de la ampliación y cuáles son los próximos pasos.

Más información