Un triunfo para amarrar la permanencia

El entrenador del Real Murcia, Julio Algar, durante el encuentro contra el UCAM. / guillermo carrión / agm
El entrenador del Real Murcia, Julio Algar, durante el encuentro contra el UCAM. / guillermo carrión / agm

El Real Murcia visita al Malagueño, que acaba de descender a Tercera y es el peor local de toda la Segunda B, en busca de sellar la salvación

SERGIO CONESA MURCIA.

El Real Murcia se empeña en prolongar una pésima temporada a la que le quedan tres jornadas para acabar. La semana pasada la oportunidad era inmejorable para sellar definitivamente la permanencia, ya que llegaba a la Nueva Condomina un Almería B colista que ya había descendido a Tercera y que es el peor visitante de toda la Segunda B. Sin embargo, el equipo de Julio Algar fue incapaz de marcar un gol a un filial que ha demostrado durante todo el año su debilidad y, tras un partido tedioso, se produjo el reparto de puntos. Ahora, seis días después, la oportunidad llega en Málaga y, vista la temporada de los pimentoneros en casa, quizá sea un alivio. El Atlético Malagueño, que entrena un extécnico del Murcia como Manolo Sanlúcar, también acaba de certificar su descenso a la cuarta categoría del fútbol nacional. Es penúltimo en la clasificación del grupo IV y el peor conjunto de los 80 de Segunda B como local, con tres victorias, tres empates y once derrotas para sumar un total de doce puntos cuando juega en la Ciudad Deportiva de la Federación Malagueña de Fútbol. La ocasión es casi perfecta para el Murcia, pero, si algo ha demostrado el equipo grana durante 35 jornadas, es que no sabe aprovechar estas situaciones.

Las cuentas son claras para los de Julio Algar. Si ganan no tendrán que mirar lo que suceda en los partidos que juegan los rivales de la parte baja, ya que la salvación estará conseguida y la temporada finiquitada. En caso de empate, los granas dependerán de lo que ocurra con otro equipo de la Región que está en graves apuros como el Jumilla. Los de Leonel Pontes reciben mañana a El Ejido. Si el Jumilla no gana, el empate le valdría al Murcia para salvar la categoría.

El líder es el siguiente

En caso de derrota, los granas tendrían que estudiar otras combinaciones para amarrar la salvación en esta jornada. Incluso podría darse el caso de que con los 45 puntos que ya tiene el Murcia la salvación esté conseguida sin sumar más. Sin embargo, la próxima jornada llega el líder a la Nueva Condomina, el Melilla, por lo que será un partido duro y más para un equipo que lleva desde el 13 de enero sin vencer a ningún rival en casa. Y nadie en el club grana quiere verse en la última jornada visitando al Sevilla Atlético con la permanencia en juego y más con todos los condicionantes que suelen tener los últimos partidos cuando hay puestos de ascenso o descenso por decidir.

Si los granas ganan esta tarde, ya no tendrán que mirar lo que ocurra en otros campos

Julio Algar explicó ayer, antes del entrenamiento en la Nueva Condomina y de viajar hasta Málaga, su forma de afrontar el encuentro: «Se pone la etiqueta a los partidos antes de jugarlos y es un problema grande. Es cierto que el Malagueño está descendido, pero son gente joven que viene de una derrota dura que les dolerá y por amor propio querrán hacerlo lo mejor posible en su casa. Tenemos que ir a ganar el partido y nada más. Hay que defender el escudo del Real Murcia hasta el final y eso ya es una motivación». Además, el técnico madrileño considera que «no es un alivio jugar fuera de casa. Ojalá los tres partidos fueran en la Nueva Condomina, aunque quizás me equivoque y sea mejor al revés por los números que llevamos fuera. Sin embargo, al final lo que quieres es ganar en casa y que la gente se vaya contenta».

En caso de empate, la permanencia de los de Algar en esta jornada dependerá del Jumilla

Desde que llegó Algar al banquillo de la Nueva Condomina, el Murcia ha mantenido su línea decepcionante en casa, como el resto de la temporada, aunque es cierto que ha mejorado fuera, consiguiendo victorias en Granada y Jumilla y un empate en el Cartagonova. Para el encuentro de esta tarde el entrenador no podrá contar con Chumbi, que vio la quinta amarilla del curso contra el Almería B, y no podrá seguir su buena racha goleadora fuera de casa. Tampoco están en la convocatoria Nahuel, que sigue recuperándose de su lesión muscular, ni Diego Parras que ha recaído de sus problemas en el pie. En el lado positivo, recupera el técnico a Josema tras cumplir un partido de sanción.

Un solo punta

La expedición pimentonera hasta Málaga se ha completado con jugadores del filial como Lalo, Rubén Gómez y Fran Bertomeu, que debutó la semana pasada contra el Almería B. El once que salte al campo para intentar sellar la permanencia podría contar con la novedad de Miñano, tras dos semanas en el banquillo, y un solo punta para reforzar el medio y la creación de juego. Con el regreso de Josema, habrá que ver si Algar mantiene a Henrique en el campo en lugar de Miguel Díaz o si sigue apostando por el navarro.

El exgrana Manolo Sanlúcar estará hoy en el banquillo del Atlético Malagueño

La necesidad del Real Murcia de dar carpetazo a este curso y cambiar radicalmente la gestión del club con respecto a las últimas temporadas se observa claramente al analizar todos los entrenadores que han pasado desde Manolo Sanlúcar, que llegó en verano de 2017 al club grana, hasta el actual técnico Julio Algar. Sin completar dos temporadas entre uno y otro, el banquillo de la Nueva Condomina lo han ocupado cuatro preparadores más: Víctor Basadre, José María Salmerón, Manolo Herrero y Javi Motos.

Los proyectos cada vez más caros con el paso de las temporadas sin salir de Segunda B no han dado el resultado deseado y cada campaña el número de puntos ha sido menor que el del año anterior. Desde los 72 de la campaña 2014-15 hasta los 65 de la temporada pasada. En este curso el Murcia podría llegar como máximo hasta los 54 puntos si consigue tres victorias en otras tantas jornadas para terminar.