Un triunfo que convierte los pitos en aplausos

Pancarta de protesta de los aficionados desplegada en el fondo sur. / Javier Carrión / AGM
Pancarta de protesta de los aficionados desplegada en el fondo sur. / Javier Carrión / AGM

La escasa afluencia, con la segunda peor entrada de la temporada, resta fuerza a la protesta prevista por las peñas

SERGIO CONESA Murcia

Al final, no hubo una gran pitada. Durante la semana la Federación de Peñas Murcianistas (Fepemur) había convocado una protesta durante los primeros cinco minutos del encuentro por los malos resultados del equipo tras todo el esfuerzo que había realizado la afición para salvar al club. Sin embargo, el apoyo no fue significativo, ya que la asistencia al estadio fue muy pobre, con 4.021 espectadores, la segunda peor entrada del año solo superada por la registrada frente al Don Benito con 3.785 aficionados. Los alrededor de 10.000 espectadores que solían acudir a ver los partidos del equipo grana al inicio de campaña, con un máximo de 14.157 frente al Cartagena, dejaron paso a números que apenas han superado los 5.000.

El poco público hizo que no se viviera ayer una gran protesta a pesar del descontento. Desde el fondo sur del estadio una pancarta con el lema 'Esfuerzo en la grada, deshonra en el césped' explicaba la sensación de muchos aficionados tras la triste temporada del equipo. Antes del inicio del encuentro hubo un minuto de silencio por el fallecimiento de Enrique Ortiz López, abonado 19 del club, motivo por el que la protesta por parte de los peñistas se llevó a cabo dentro del campo. La idea era que el público entrara al estadio transcurridos cinco minutos, pero entendían los aficionados que tenían que mostrar su respeto durante ese minuto de silencio. Sin embargo, tras los goles de Josema y Miguel Díaz todo cambió en la despedida al equipo al final del encuentro, que se fue entre aplausos por parte del público. La salvación matemática derrotando al líder sirvió para que los murcianistas dejaran de lado todo lo que han tenido que sufrir esta temporada viendo a su equipo y optaran por respirar aliviados al no tener que vivir una final a vida o muerte en Sevilla en la última jornada.

Una de las imágenes que dejó el encuentro tras el pitido final, con todos los jugadores ya en el vestuario, fue la de de Ian Mackay saludando a los aficionados murcianistas. El portero grana se acercó a dar la mano a muchos seguidores que bajaron hasta la primera fila para agradecer al guardameta su rendimiento esta temporada, en la que ha sido uno de los jugadores más regulares. Lo que quedó fue la sensación de despedida por parte del jugador, que no tiene contrato con el Real Murcia la próxima temporada.

Homenaje a Pascual Liza

Los peñistas aprovecharon también la jornada de ayer para homenajear a Pascual Liza en la sede que tienen en la fachada principal del estadio grana. Tras más de cuarenta años en el club grana, no quisieron dejar pasar la ocasión de despedir a un empleado que siempre estaba presente en las taquillas cuando acudían a renovar el abono. «La temporada no empezaba para mí hasta que Pascual te daba la tarjeta», señaló a este diario un aficionado grana.

Con el público ya relajado tras la victoria y la salvación del Real Murcia, la Nueva Condomina también vivió ayer un encuentro muy especial. El Murcia Féminas celebró en su partido de esta jornada frente a la UD Águilas su ascenso a Segunda División en un escenario grande como la Nueva Condomina que supuso todo un homenaje a las jugadoras de Juan Pedro Ruiz por su gran temporada.

Más