De la Vega conquista la explanada

García de la Vega dialoga, ayer, con los aficionados granas./Guillermo Carrión / AGM
García de la Vega dialoga, ayer, con los aficionados granas. / Guillermo Carrión / AGM

El mexicano acude por sorpresa a la manifestación de los aficionados y explica su postura en el conflicto. «Me juego mi patrimonio y el de mi familia; no soy un héroe y solo necesito tiempo», asegura ante la puerta principal de la Nueva Condomina

JOSÉ OTÓN y S. CONESAMurcia

En la manifestación de aficionados del Real Murcia, que tuvo lugar ayer antes del partido en la explanada situada frente a la Nueva Condomina, hubo un invitado inesperado. Mauricio García de la Vega, que viene reclamando desde hace semanas que es el dueño del club tras ejecutar una opción de compra en el contrato que firmó con Raúl Moro, hizo acto de presencia en la concentración de los seguidores. El mexicano, ataviado con una chaqueta del Real Murcia, no tuvo miedo y se plantó cara a cara a cara frente a los aficionados. «No vengo al Real Murcia para ser un héroe, vengo para solucionar un problema», dijo el mexicano, que además aseguró que «es muy fácil decir 'ven y pon el dinero', pero el que se está jugando el dinero de su patrimonio y de su familia soy yo. Pido tiempo». A la manifestación acudieron varios centenares de aficionados con pancartas que rezaban 'Con Mauricio o Raúl, el Real al ataúd' y 'Paremos este circo'.

García de la Vega se sinceró con los aficionados, con los que estuvo hablando cerca de treinta minutos, a pesar de que miembros de seguridad del club grana intentaron advertirle de que la situación podía ser peligrosa: «Yo no soy Harry Potter para solucionar las cosas en un día. Para traer el dinero necesitamos que la gente tenga confianza en el club, para que haya inversión de retorno. Hay ingresos nuevos, como los del concierto de Luis Miguel y otro que se va a anunciar, un proyecto inmobiliario cerca del estadio y los inversores indonesios, pero si generamos incertidumbre es imposible».

García de la Vega se defendió de las acusaciones que, desde el entorno de Raúl Moro, aseguran que no tiene solvencia económica: «El problema es mucho más grande que pagar una nómina, no solo hablamos de jugadores. Estoy hablando con los empresarios más importantes de la Región para que echen una mano. Si se hubiera hecho una buena gestión este año, no estaríamos así. No solo hay que tapar hoyos por tapar». García de la Vega, que ha querido solucionar el problema con Raúl Moro por la vía diplomática, asegura que no va a tirar la toalla. «Yo como propietario del club soy el más interesado, lo que pido es el apoyo de la afición y tiempo. Esto es lo que menos nos conviene, estoy tratando de encontrar una solución pacífica. Estoy aquí y no me he ido de Murcia y quiero resolver el problema, pero necesito su apoyo».

Tras hablar cara a cara con los hinchas del Murcia, García de la Vega entró al estadio grana por la puerta de invitados

El gestor mexicano, minutos después de charlar con los aficionados, entró a la Nueva Condomina por la puerta de invitados, queriendo demostrar así que es el propietario del club grana. «Hice un contrato de opción de compra y las acciones me pertenecen, lo hicimos ante notario y no es mi intención llevarlo a tribunales. Estamos tratando de hacer lo posible para que sea viable a corto y largo plazo». García de la Vega no puede enseñar el contrato que firmó con Raúl Moro. «Nunca alquilé el club, hice un contrato de opción de compra. Yo me junte con Deseado y firmamos ante notario ambas partes. No se puede ver el contrato por una cláusula».

Martínez deja la Fepemur

Fue otra de las noticias del día. Los presidentes de las peñas del Real Murcia estaban convocados desde el pasado jueves a una reunión «con carácter ugente» para tratar la situación institucional del club. En el encuentro, celebrado tras el partido ante Las Palmas Atlético, Miguel Martínez comunicó su decisión de dimitir como presidente por tres motivos: el ambiente estaba caldeado, en dos semanas expira su mandato y ostentaba «un cargo incompatible con la presidencia del Real Murcia». Ángel López, de la peña Piensa en Grana, ocupará su puesto provisionalmente.

Los seguidores del Cartagena pagarán 20 euros en lugar de 15

El derbi entre el Murcia y el Cartagena de la jornada 33 se disputará el domingo 8 de abril, a las seis y media de la tarde en el estadio Nueva Condomina. La directiva grana ha fijado el precio de las entradas para los aficionados cartageneros en 20 euros, cinco más que el precio máximo fijado por García de la Vega y Paco Belmonte hace varias semanas.

Los abonados del Murcia no tendrán que pasar por taquilla y podrán adquirir dos entradas al precio de 8 euros en los fondos, 10 en la propia grada lateral y 20 en la tribuna. El público no abonado pagará 15 euros en los fondos, 20 en la grada lateral y 30 en tribuna.

 

Fotos

Vídeos