Fútbol | Real Murcia

De la Vega también quiere entrar

García de la Vega y el notario Javier Escribano, ayer, en las oficinas del club. / javier carrión / agm
García de la Vega y el notario Javier Escribano, ayer, en las oficinas del club. / javier carrión / agm

El mexicano entrega al Consejo la documentación del TAS y del CSD que lo señalan como dueño del Murcia

José Otón
JOSÉ OTÓN

Los nuevos consejeros del Real Murcia tienen una misión prioritaria: establecer un periodo de paz en el club grana que le permita salir del agujero en el que lo ha dejado Víctor Gálvez, tras siete meses de gestión. Para lograrlo, Chema Almela y su Consejo tienen varios asuntos que afrontar de vital importancia. «Nuestra misión es tomar el control del club para dar legalidad a la ampliación de capital hasta que termine. Estamos aquí de forma provisional para que los aficionados, las empresas y la sociedad murciana puedan ayudar, en la medida que cada uno pueda, al Real Murcia. No hace falta decirlo, pero el club está en una situación muy delicada», asegura el nuevo presidente grana.

Los nuevos responsables del club quieren seguir con la ampliación: «Intentaremos que las empresas y la sociedad murciana aporten capital de forma segura», dice Chema Almela

El objetivo del nuevo Consejo es involucrar a los murcianos en la salvación del Murcia: «Nosotros estamos aquí para dar seguridad y transparencia. Somos todos de Murcia y murcianistas y, además, profesionales preparados. Todos vamos a intentar que la sociedad murciana y las empresas aporten capital de forma segura. Quien más aporte será el dueño», asegura Almela.

Eso sí, una de las grandes tareas del nuevo Consejo es resolver o no la inscripción en el libro de socios de las acciones de Mauricio García de la Vega, que actualmente le otorgarían el 84% de la propiedad de la entidad. El mexicano ya ha respondido a la propuesta del nuevo Consejo y entregó ayer la documentación exigida en la noche del lunes: «Les he presentado la resolución en la que me da la razón el TAS, la autorización de la inscripción del CSD y copia de todas las solicitudes que hemos hecho para que se inscriban las acciones. Y también hemos dejado las notas de prensa en las que los accionistas minoritarios, el abogado Higinio Pérez y Gabriel Torregrosa dejan claro que debo ser inscrito como máximo accionista».

«Quieren lo mejor para el club, vamos a darles tiempo y a confiar», asegura Chumbi

Además, García de la Vega interpuso una demanda de juicio ordinario de impugnación de la Junta General que se celebró el pasado 4 de septiembre y en la que se aprobó la ampliación de capital vigente. La demanda por parte de García de la Vega fue presentada el pasado 24 de octubre, solicitando medidas cautelares y la anulación de dicha ampliación. Si el Juzgado Mercantil cumple los plazos habituales para estos casos, puede que la resolución llegue para la última semana de noviembre, justo cuando acaba dicha ampliación de capital.

El nuevo Consejo quiere agarrarse a la legalidad y De la Vega no desea seguir guerreando como con Gálvez: «Estamos ante profesionales del derecho, seguramente cumplirán y restablecerán la legalidad. Hasta que yo no presida el Consejo de Administración el conflicto va a continuar». De la Vega no descarta trabajar con el actual Consejo: «Todo lo que sea sumar para el Real Murcia, estoy abierto. He estado abierto desde siempre. Es gente valiosa que está aportando, han hecho una labor importante con la afición. Debemos hacer que la unidad se instale. No hay conflicto, estoy para sumar».

«El Murcia necesita de personas que generen estabilidad y solvencia», dice el Ayuntamiento

Cabe recordar que el nuevo Consejo del Real Murcia no ha descartado ninguna posibilidad de momento e invita al mexicano a acudir a la ampliación de capital en marcha para demostrar así su solvencia económica. De hecho, si Higinio Pérez, secretario del Consejo, finalmente no inscribe a García de la Vega como máximo accionista, sus acciones (si finalmente es reconocido por la Justicia en un futuro) podrían quedar diluidas si algún accionista pone ahora más de 178.000 euros en esta ampliación, que es el capital social actual de la entidad grana. En estos momentos, el socio mayoritario del Real Murcia es Corporación Empresarial Augusta, propiedad de Raúl Moro.

Empujón desde la Glorieta

El Ayuntamiento de Murcia apoya la entrada del nuevo Consejo y la marcha de la familia Gálvez: «Queremos agradecer al nuevo equipo que tome las riendas. Ahora más que nunca, nuestro club centenario necesita de personas que, dentro de las dificultades, generen estabilidad, solvencia y credibilidad. Un equipo de personas que, desde la transparencia, plantee un proyecto económico y financiero a largo plazo, fundamental para la supervivencia del club».

Además, en su nota, el Consistorio murciano considera que el Real Murcia necesita «un proyecto futbolístico estable en el tiempo, con unos objetivos claros y realistas». Desde la Glorieta se hace un guiño a la afición del club grana: «No se ha limitado a animar, ha encarnado el sentimiento del murcianismo, llegando a liderar iniciativas que, como la última, ha propiciado un cambio necesario en un momento clave para el futuro de la entidad», asegura.

Chema Almela y parte del nuevo Consejo se reunieron ayer con los capitanes y entrenador del primer equipo para explicar cuáles son sus planes. Incluso Chumbi, desde Cobatillas, animó a los nuevos gestores granas: «Vamos a darles tiempo y a confiar. Son murcianistas y quieren lo mejor para el club. Nosotros queremos transparencia y honestidad. Queríamos que se fuera el anterior Consejo, era una mentira tras otra. Estamos felices de que se hayan marchado del Real Murcia».

El camino alternativo de Fútbol Puro Consulting

El nuevo Consejo de Administración del Real Murcia se ha tomado unos días para analizar la información económica que les ha traspasado Víctor Gálvez, aunque ya han llegado a una conclusión evidente: en las cuentas del Real Murcia no hay ni un solo euro. «Nos han dado un extracto de las cuentas con lo que dicen que han pagado y lo que hay que pagar. En las cuentas que han hecho dicen que el club les debe dinero. En la caja del club no hay nada y en la ampliación de capital solo 3.000 euros», asegura Stefan Settels, economista y nuevo consejero.

Durante los casi siete meses de mandato de Víctor Gálvez el Murcia ha llevado una especie de contabilidad paralela, generando una forma de entrada de dinero al club por otros conductos que no han sido los habituales. Los cobros y los pagos se hacían a través de la empresa Fútbol Puro Consulting de la que Toni Hernández, que llegó al club grana a finales de abril, es apoderado. Gálvez cambió la forma de operar y todo el dinero efectivo que recaudaba el club y lo ingresado telemáticamente iba a parar directamente a esta sociedad.

Seguir el rastro

Una situación que impide a los actuales gestores granas seguir investigando, ya que no pueden solicitar extractos de esas cuentas bancarias y sus movimientos puesto que el Murcia, en ningún caso, es el titular. El nuevo Consejo llegará hasta el final si ve indicios de delito: «Gálvez nos aseguró que todo está legal y se ha hecho correctamente, pero cualquiera tiene la obligación de denunciar la comisión de un delito», asegura Gabriel Torregrosa, nuevo vicepresidente de la entidad grana.

Enrique López, también nuevo consejero, apunta más allá. «Existe un contrato de prestación de servicios entre el Real Murcia y Fútbol Puro Consulting; ahora tenemos que averiguar qué contraprestaciones ha tenido el club por eso».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos