Víctor Gálvez renunció a la posibilidad de ingresar seis millones por Trigueros a cambio de 150.000 euros

Víctor Galvéz, en primer término, y Toni Hernández, detrás, a la izquierda. / guillermo carrión / agm
Víctor Galvéz, en primer término, y Toni Hernández, detrás, a la izquierda. / guillermo carrión / agm

El club grana, que tenía garantizado el 15% de una hipotética venta del jugador del Villarreal, estudia demandar a los gestores de esta operación

José Otón
JOSÉ OTÓN

La comisión económica de la Plataforma de Apoyo al Real Murcia y los miembros del actual Consejo de Administración siguen investigando todos los movimientos de Víctor Gálvez y sus ayudantes en el periodo que estuvieron al mando del club. No paran de llevarse sorpresas. Una de las últimas, que el Real Murcia renunció al 15% de un posible traspaso de Manu Trigueros desde el Villarreal a otro equipo, a cambio de solo 150.000 euros.

Un movimiento que va totalmente en contra de los intereses de la entidad grana, que tiene firmado un contrato por el que, en caso de traspaso del mediocentro castellano, ingresaría un alto porcentaje por su pasado en la cantera grana. Es más, si finalmente algún club -el pasado verano se interesaron el Barcelona y el Atlético de Madrid- pagará la cláusula de cuarenta millones establecida en el contrato del jugador, el club grana recibiría automáticamente seis millones de euros que podrían ser vitales para el futuro de la entidad.

Además, de los 150.000 euros, que los miembros del Consejo aseguran que no fueron ingresados en las cuentas del club, pudieron ir a parar a Fútbol Puro Consulting, empresa de la que Toni Hernández es apoderado, y a pagar las demandas por despido de algunos exempleados de la entidad, como ya avanzó 'La Verdad' meses atrás.

Amistad con la familia Roig

Toni Hernández, que aseguró en rueda de prensa tener una relación de amistad con la familia Roig, también negoció junto a Gálvez y los representantes del club castellonense que si Trigueros era traspasado esta campaña, además de los 150.000 euros, cobraría únicamente un 1,5% del montante de la operación y que sería, en todo caso, una cantidad muy inferior a la que hubiera correspondido al Real Murcia de no ser por esta gestión de los exdirectivos granas.

Los actuales responsables del Real Murcia están estudiando esta y otras muchas operaciones perjudiciales para la economía del club. Además, piensan ponerse en contacto con los directivos del Villarreal para poner encima de la mesa esta situación y dejar sin efecto los acuerdos a los que llegaron con la familia Gálvez y Toni Hernández.